En términos generales, el gobierno ha recibido elogios por mantener la crisis del coronavirus bajo control. (EFE)

Jerusalén — La Corte Suprema de Israel le ordenó este domingo a la agencia de seguridad Shin Bet que suspenda el uso de tecnología de rastreo de celulares en su combate al coronavirus, a menos de que el Parlamento inicie un proyecto para delimitar las directrices de la polémica práctica.

En su decisión, el tribunal indicó que el Parlamento debe iniciar el proceso legislativo antes del jueves.

El fallo fue emitido horas después de que el asediado ministro de Salud de Israel, Yaakov Litzman, informó que renunciaría tras la indignación popular en torno a la forma en que manejó crisis, y a que él mismo se infectó de COVID-19.

En otras partes de la región, Arabia Saudí firmó un acuerdo de $264 millones con China para que le brinde la capacidad de realizar nueve millones de análisis de diagnóstico de coronavirus. Siria informó que sus escuelas permanecerán cerradas el resto del año escolar, mientras que los gobernantes de Hamas en la Franja de Gaza indicaron que permitirán la reapertura de restaurantes y cafeterías.

El mes pasado, Israel informó que utilizaba tecnología de espionaje telefónico de Shin Bet para identificar a personas expuestas al coronavirus al rastrear los movimientos de pacientes infectados. Posteriormente se les ordenaba a todos aquellos que entraron en contacto con los enfermos a confinarse en cuarentena dentro de sus hogares.

Aunque las autoridades han dicho que el rastreo de los celulares es una medida de vida o muerte, los grupos defensores de los derechos civiles aseguran que es un ataque a la privacidad.

Adalah, un grupo activista árabe que impugnó la medida, elogió la decisión de la corte pero comentó que está “sumamente preocupado” de que se le haya dado al gobierno tanto tiempo para legislar las directrices de esta práctica.

“Una decisión de la Corte Suprema que reconoce esta ilegalidad, pero de todas formas permite que continúe perjudica severamente los derechos civiles de todos los ciudadanos”, declaró.

El Shin Bet dijo que estaba revisando el fallo y no comentaría al respecto. Pero el ministro de Gabinete Yuval Steinitz, aliado del primer ministro Benjamin Netanyahu, dijo que la decisión es “preocupante” y acusó al tribunal de una “intervención excesiva e innecesaria”.

En términos generales, el gobierno ha recibido elogios por mantener la crisis del coronavirus bajo control. Más de 15,000 israelíes se han infectado y casi 200 han muerto, pero el sistema de salud nacional no se ha visto rebasado como en Italia o Nueva York, por lo que el país ha comenzado a relajar las medidas de confinamiento después de varias semanas.

De igual forma el domingo, Arabia Saudí firmó su acuerdo de pruebas de diagnóstico con BGI Group de China. El pacto también le proporcionará al reino 500 expertos, especialistas y técnicos que realizarán pruebas en seis nuevos laboratorios.


💬Ver 0 comentarios