Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Zaed Mustafa, en silla de ruedas, hermano de Hamza e hijo de Khalid Mustafa, ambos asesinados en la masacre en una mezquita, durante el entierro de sus familiares en el cementerio Memorial Park en Christchurch, Nueva Zelanda. (AP)

Un padre y un hijo que huyeron de la guerra civil en Siria al “país más seguro del mundo” fueron enterrados el miércoles ante cientos de personas, en los primeros funerales por las víctimas de las balaceras en dos mezquitas de Nueva Zelanda que horrorizaron a una nación conocida por ser acogedora y diversa.


💬Ver 0 comentarios