El jefe del Parlamento -de mayoría opositora- busca la salida del poder del mandatario Nicolás Maduro ante una multitud de seguidores en Caracas.

El presidente del Parlamento venezolano, Juan Guaidó, anunció este miércoles que se declara presidente “encargado” de Venezuela, en el marco de lo que llamó la lucha en contra de la "usurpación" de la presidencia por parte de Nicolás Maduro

"Hoy 23 de enero de 2019, en mi condición de presidente de la Asamblea Nacional, invocando los artículos de la Constitución (...) ante Dios todopoderoso, Venezuela (...) juro asumir formalmente las competencias del Ejecutivo Nacional como presidente encargado de Venezuela", dijo ante cientos de miles de asistentes.

El jefe del Congreso afirmó que se declaró de ese modo para lograr el "cese de la usurpación, un gobierno de transición y tener elecciones libres".

"No vamos a permitir que se desinfle este gran movimiento de esperanza y fuerza nacional", agregó.

Juan Guaidó agregó al pedir al pueblo que lo acompañe: "Sabemos que esto no es algo de una persona, sabemos que esto va a tener consecuencias, sabemos lo que es necesario para poder mantenernos en las calles de Venezuela hasta lograr la democracia, no vamos a permitir que se desinfle este gran movimiento de esperanza y fuerza nacional".

En este sentido, pidió a los venezolanos que también juren "ante Dios (...) respaldar la lucha del cese de usurpación y asumir responsabilidad bajo los artículos 333 y 350" de la Constitución para lograr el respaldo de la Fuerza Armada y de la comunidad internacional.

También pidió jurar por asumir el compromiso "de la no violencia con convicción y con firmeza".

Apuntó que este "movimiento" para restaurar la democracia en Venezuela "es indetenible" e hizo renacer la "esperanza".

"¿Nos vamos a cansar? No señores, vamos a insistir hasta la democracia, hasta la libertad, hasta que a cada venezolano le llegue el pan a la mesa, hasta que regrese el agua, el gas a las casas de Venezuela, hasta que nuestros hijos regresen a nuestro territorio nacional, hasta que logremos en definitiva la prosperidad", agregó.

Varios países reconocen a Guaidó como el presidente de Venezuela

Mientras tanto, el presidente de los EE.UU., Donald Trump, anunció que reconoce a Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela.

El gobierno de Trump apuntaba hacia ese reconocimiento de Juan Guaidó desde que Nicolás Maduro prestó juramento para un segundo período hace dos semanas.

Trump dijo en su comunicado que los venezolanos se han “pronunciado valientemente” contra Maduro y por la libertad y el estado de derecho.

Al presidente de Estados Unidos se unió el gobierno de Canadá, quien también le dio su reconocimiento a Guaidó como representante de la nación sudamericana. 

Dos fuentes oficiales enteradas de la decisión confirmaron la posición canadiense, hablando a condición de no ser identificadas, publicó la agencia AP. 

Los reconocimientos de Estados Unidos y Canadá incrementan la presión sobre Maduro, y podrían llevar a sanciones económicas graves contra su país.

Por su parte, los gobiernos de Brasil, Colombia, Ecuador y Perú anunciaron desde Davos (Suiza) que también respaldan a Guaidó.

El anuncio se hizo tras una reunión en el Foro de Davos en la que participaron los presidentes de Brasil, Jair Bolsonaro; Colombia, Iván Duque; Ecuador, Lenín Moreno; y la vicepresidenta de Perú, Mercedes Aráoz.

El mandatario de Paraguay, Marito Abdo Benítez, expresó su "apoyo" a Guaidó.

"Paraguay expresa su apoyo al presidente encargado de Venezuela @jguaido.Cuenten con nosotros para abrazar de nuevo la libertad y la democracia", expresó Abo Benítez desde la ciudad suiza de Davos en su cuenta de Twitter.

Un día de manifestaciones contra y a favor de Nicolás Maduro

Paralelamente, centenares de miles marchaban por las calles del país sudamericano mientras gritaban consignas contra el Estado, cargaban banderas nacionales en la espalda y pequeños tubos en las manos. “¡La patria no se vende!” era uno de los mensajes que los capitalinos repetían.

Las movilizaciones iniciaron desde diferentes puntos de Caracas en un intento de la oposición por demostrar que recuperó su fuerza en las calles y que logró reagruparse para enfrentar al gobierno de Nicolás Maduro en el inicio de su segundo sexenio. A su vez el presidente, agobiado por crecientes presiones internacionales, también llamó a movilizaciones similares en una nueva medición de fuerzas con sus contrincantes.

Este 23 de enero de 2019 ha sido un día de movilizaciones en Venezuela.

Desde el amanecer, la Policía tomó algunas calles del centro y el este de la capital donde se realizan las marchas. Las principales autopistas y avenidas capitalinas amanecieron con escasa presencia de vehículos y transeúntes, y numerosos comercios no abrieron.

Pasado el mediodía, cientos de personas que marchaban rumbo al este se desviaron hacia calles aledañas porque la concentración opositora sobrepasó los espacios de la avenida Francisco de Miranda, la más amplia de la ciudad. Un grupo de opositores procedentes del suroeste de Caracas, en tanto, tomó un costado de la principal autopista para dirigirse al lugar de concentración antigubernamental en el este luego de que policías y agentes de la Guardia Nacional les cortaran el paso cerca del centro, donde el gobierno convocó a sus seguidores.

Los manifestantes a favor del gobierno, vestidos de rojo en apoyo a Maduro, en algunos puntos cruzaban sus caminos con manifestantes de la oposición y les gritaban palabras como "vendidos" y "traidores", sin que se registraran confrontaciones.

Se registran incidentes

Horas antes del inicio de las marchas se registró un incidente en la barriada de clase media de Paraíso, en el oeste de Caracas, donde decenas de guardias nacionales dispersaron con gases lacrimógenos a centenares de manifestante opositores que se concentraban para la movilización, dijo a The Associated Press el dirigente opositor Jesús Armas.

La noche del martes se registraron por segundo día consecutivo algunas protestas callejeras en algunas barriadas pobres del norte y el oeste de la capital en rechazo al gobierno de Maduro, reportaron medios locales.

Asimismo, en las localidades sureñas de Ciudad Bolívar y San Félix, del estado Bolívar, se registraron la noche del martes algunos saqueos de comercios y fue incendiada una escultura del fallecido presidente Hugo Chávez, informó a la AP el diputado opositor Américo De Grazia.

Durante estas revueltas fallecieron cuatro manifestantes.

Las marchas convocadas coinciden con el aniversario del establecimiento de la democracia venezolana tras la caída de la dictadura del general Marcos Pérez Jiménez en 1958, lo cual ha generado gran expectativa tras la escalada en los últimos días de los enfrentamientos entre el gobierno y la Asamblea Nacional, que controla la oposición.

“Hoy podemos decir con orgullo y determinación, que las banderas de lucha del 23 de Enero, jamás serán traicionadas”, afirmó el miércoles Maduro, en un mensaje de su cuenta de Twitter, al conmemorar la fecha histórica.

Tras acusar sin pruebas a Estados Unidos de alentar el "caos" y el "enfrentamiento entre venezolanos", el mandatario dijo la víspera que las autoridades tomarán todas las medidas de seguridad en las marchas para que "cada quién salga en paz".

“Las miradas del mundo estarán hoy sobre nuestra patria”, señaló Guaidó el miércoles temprano en su cuenta de Twitter y reiteró que el Congreso seguirá adelante con la ruta que se fijó el 5 de enero en el inicio de nuevo período de sesiones para el “cese de la usurpación”, el “gobierno de transición” y las elecciones libres.

Las manifestaciones opositoras incluyen marchas y concentraciones y han logrado reunir a miles de personas en estados como Zulia (limítrofe con Colombia), Mérida, Trujillo, Lara (oeste), Aragua y Carabobo (norte).

Mientras tanto, decenas de miles marchan desde diez puntos en Caracas, constató Efe, hacia una concentración en la que el presidente de la Asamblea Nacional (AN, Parlamento), el opositorJuan Guaidó, ofrecerá un discurso.

En algunos puntos del país, como en El Paraíso, en Caracas, los militares de la Guardia Nacional empezaron a reprimir a los opositores.

El Congreso declaró la semana pasada que Maduro está usurpando la presidencia y catalogó como "nulos" todos sus actos desde que asumió el 10 de enero el cargo para su segundo sexenio. La mayoría de los países de la región, la Unión Europea, y la oposición venezolana ha desconocido la reelección de Maduro alegando que los comicios del 20 de mayo se realizaron sin cumplir lo establecido en las leyes.


💬Ver 0 comentarios