Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
Al papa Francisco le preocupa la situación de los menores obligados a tomar las armas. (EFE)

El papa Francisco expresó su preocupación y dolor por los menores que son obligados a integrarse a los grupos armados alrededor del mundo, por lo que escribió un mensaje en su cuenta de Twitter en el marco del Día Internacional contra el uso de Niños Soldado.

"Siento con fuerza el dolor por los muchos niños arrancados a sus familias para ser usados como soldados. ¡Esta es una tragedia!", escribió el Sumo Pontífice en la red social.

No es la primera que el obispo de Roma se refiera a este drama. En febrero del 2017 habló sobre los enfrentamientos violentos y brutales en la región de Kasai Central de la República Democrática del Congo y expresó su dolor porque "muchos niños son sacados de las familias y la escuela para ser usados como soldados".

Varias ONG han exigido a los Estados que pongan fin al reclutamiento de los menores en conflictos, pues más de 300,000 de ellos participan en una treintena de guerras.  Además piden que se establezcan los 18 años como la edad mínima.

Cada 12 de febrero, desde el 2002, se conmemora el Día Internacional contra el Uso de Niños Soldado tras la entrada en vigor el Protocolo Facultativo de la Convención sobre los Derechos del Niño relativo a la Participación de Niños en los Conflictos Armados, el cual fue aprobado por la Asamblea General de Naciones Unidas en mayo de 2000 y fue ratificado por 159 Estados.

A pesar de los esfuerzos por alejar a los niños de que sean enlistados para combatir con grupos armados, en varias naciones no se ha logrado frenar este drama que viola los derechos básicos para que los menores tengan una infancia digna.

“Los niños son cada vez más vulnerables a ser reclutados y utilizados por grupos armados a medida que los conflictos son más brutales, intensos y generalizados en todo el mundo” destacaron el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y la Oficina de la Representante Especial del Secretario General de la ONU para la cuestión de los Niños y los Conflictos Armados.

La problemática afecta a más de 20 países que mantienen conflictos armados como Afganistán, República Democrática del Congo, Siria, República Centroafricana, Sudán del Sur, Nigeria e Irak, entre otros, precisa UNICEF.

Un informe del organismo estima que hay aproximadamente 300,000 niños y niñas alrededor del mundo reclutados por grupos armados, que los obligan a combatir con ellos. Además otros menores son destinados para apoyar en las labores de cocina, otros son usados como mensajeros y espías. Además que unos más son destinados para fines sexuales.  Robándoles de esta manera su inocencia y sus derechos básicos de todo niño. 

Aunque el organismo reconoce que no todos son obligados, otros se van por su propia voluntad al pensar que no tienen mejor opción. 

Tan solo en República Centroafricana hay al menos 3,500 niños involucrados con los grupos armados, pero el número podría incrementar a los 6,000, destaca UNICEF.

Ismael Beah es un activista del organismo y vivió en carne propia lo de ser un niño soldado, pero afirma que es posible ser reintegrado a la sociedad.

UNICEF trabaja para liberar a los pequeños que han sido arrancados de sus familias y enlistados en los grupos armados, indicó.  

"Cuando te ves obligado a ir a la guerra, requiere tiempo saber que otra cosa es posible. Yo pasé por ello ", expresó Beah durante un testimonio a UNICEF, con motivo del Día Internacional contra el Uso de Niños Soldado.

Apenas el miércoles fueron rescatados más de 300 niños solados en Sudán del Sur, pero se espera que sumen 700 los menores que sean liberados en los próximos días.

"Es la mayor liberación de niños en casi tres años y es vital que continúen las negociaciones", indicó Mahimbo Ndoe , representante de UNICEF en ese país, quien confía que en el futuro se logre liberar a todos los menores.

Por su parte la organización Human Rights Watch denunció tanto los grupos armados y el gobierno de Sudán del Sur  siguen reclutando niños, pese a que las autoridades se había comprometido a dejar de hacerlo. 

"Este reclutamiento continuado y la utilización de niños por parte del Ejército y de los grupos armados de la oposición muestra la absoluta impunidad que reina en Sudán del Sur, y el terrible coste de esta guerra para los niños", indicó Mausi Segun, directora para África de HRW.EY. 


💬Ver 0 comentarios