El tifón Mangkhut toca tierra en Filipinas con vientos de hasta 177 millas por hora (semisquare-x3)
Fuertes lluvias y vientos del tifón Mangkhut azotan la ciudad de Tuguegarao, en la provincia de Cagayan, en el noreste de Filipinas. (AP / Aaron Favila)

El tifón Mangkhut, el más poderoso que azota Filipinas en los últimos 5 años, tocó tierra este viernes la localidad de Baggao, en el extremo nororiental del país, con rachas de viento que alcanzan los 285 kilómetros por hora (177 millas por hora).

El tifón de categoría 5 entró al territorio filipino por ese municipio de la provincia de Cagayan el sábado a las 1:40 a.m. hora local (1:40 p.m del viernes en Puerto Rico), informó la agencia de meteorología Pagasa.

El temporal, que se ha acelerado en las últimas horas y se desplaza a 35 kilómetros por hora (21 mph), saldrá de Filipinas hacia Hong Kong (China) el sábado por la tarde (madrugada de Puerto Rico), antes de lo previsto inicialmente.

Según el último boletín de Pagasa, el ojo del huracán, bautizado localmente Ompong, arrastra vientos sostenidos de 205 kilómetros por hora (127 mph), pero se han registrado fuertes rachas de hasta 285 (177 mph), lluvias torrenciales y olas de hasta 6 metros en la costa.

Siete provincias de la mitad norte isla de Luzón (Cagayan, Isabela, Ilocos Norte, Apayao, Abra, Kalinga y las islas Babuyan) están bajo el nivel de alerta número 4 (de un total de 5), donde desde hace varias horas se registran vientos entre 106 y 136 millas por hora.

En esas zonas se evacuó durante la víspera de manera preventiva a más de 13,000 personas antes de la llegada del tifón, aunque sus efectos afectarán a más de 5.2 millones de filipinos que viven en un radio de 77 millas de la trayectoria de Mangkhut.

Las autoridades filipinas han advertido de que la fuerza destructora de Mangkhut puede ser semejante a la de Haiyan, un supertifón que causó más de 7,000 víctimas entre muertos y desaparecidos y 16 millones de damnificados en noviembre de 2013.

Sin embargo, la zona donde azotó Mangkhut está menos densamente poblada y se encuentra protegida por montañas que amortiguan el impacto del tifón, por lo que el potencial de víctimas es mucho menor.

Pero aun si el tifón se debilita levemente tras azotar la costa, sus vientos seguirán siendo destructivos, dijo el meteorólogo del gobierno René Paciente.

"Puede levantar carros, uno no se puede poner de pie, ni siquiera gatear en contra del viento", dijo Paciente a la prensa este viernes en Manila.

En la ciudad de Tuguegarao, dentro de la provincia de Cagayan, la gente se preparaba para el tifón reforzando sus casas y viviendas, y almacenando alimentos.

"La ferretería estaba llena hace unas horas y la gente estaba comprando madera, clavos, cables metálicos y paraguas", dijo Benjamin Banez mientras sus trabajadores cubrían las ventanas de su hotel de tres pisos con madera para proteger los vidrios.

Desde el gobierno filipino han asegurado estar preparados para lograr "cero víctimas" por el paso del temporal y han movilizado $30 millones para la respuesta de emergencia.

Organizaciones humanitarias como Cruz Roja elevan el posible número de damnificados por el tifón a diez millones, si se tiene en cuenta el volumen de personas que viven de la agricultura en la zona afectada de Luzón y que sufrirán importantes pérdidas en sus cosechas.

Filipinas recibe cada año entre 15 y 20 tifones durante la temporada de lluvias, que este año empezó el 8 de junio y suele concluir entre noviembre y diciembre.


💬Ver 0 comentarios