Un grupo de personas protesta frente a la embajada de México en contra de exfuncionarios del gobierno boliviano refugiados en esa sede diplomática en La Paz, Bolivia. (AP)

El gobierno español declaró este lunes personas no gratas a tres diplomáticos bolivianos acreditados en España para que salgan del país en un plazo de 72 horas, "en reciprocidad al gesto hostil" del Ejecutivo interino boliviano de expulsar a la delegación española que se vio envuelta en un incidente en la embajada de México en Bolivia.

De esta manera, España responde a la expulsión de los diplomáticos españoles Cristina Borreguero, Álvaro Fernández y a un grupo de policías, a los que Bolivia había dado hoy 72 horas para abandonar el país tras el incidente ocurrido el pasado viernes en la embajada mexicana en La Paz, donde se encuentran refugiados varios altos cargos del anterior gobierno de Evo Morales.

El gobierno español ha explicado en un comunicado que tras el gesto hostil de Bolivia, los diplomáticos bolivianos afincados en Madrid tienen un plazo de 72 horas para salir de España. Se trata del encargado de Negocios de la embajada boliviana en Madrid, Luis Quispe; el agregado militar Marcelo Vargas; y el agregado policial Orso Fernando Oblitas.

Madrid exige en la nota que el gobierno interino de Bolivia "reconduzca y desescale los contenidos de sus afirmaciones y se recupere cuanto antes el buen sentido de confianza y cooperación" entre ambos países.

España, además, "rechaza tajantemente cualquier insinuación sobre una supuesta voluntad de injerencia en los asuntos políticos internos" de Bolivia y aclara que "cualquier afirmación en este sentido" constituye "una calumnia dirigida a dañar" las relaciones bilaterales entre ambos países "con falsas teorías conspiratorias".

"La relación entre nuestros dos países se basa en el mutuo respeto a nuestras instituciones democráticas y esta será siempre la referencia en nuestras actuaciones", añade el Ejecutivo español en el escrito.

Por ello, manifiesta su deseo de "seguir manteniendo unas relaciones estrechas de amistad y solidaridad" con el país andino "con pleno apoyo a que su voluntad democrática se exprese por los cauces legítimamente establecidos".

El hecho se conoció después de que la ministra de Asuntos Exteriores de Bolivia, Karen Longaric, presentara el sábado una queja ante el Ministerio de Asuntos Exteriores español por un incidente que, según aseguró, fue provocado por funcionarios de la Embajada española, que acudieron acompañados de "encapuchados" y "presumiblemente armados" a la residencia de la embajadora de México en Bolivia.

En tanto y en relación al mismo hecho, la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) de México instruyó a María Teresa Mercado, embajadora en Bolivia, que regrese a territorio mexicano, después de que el gobierno interino boliviano la declarara persona no grata y diera 72 horas para salir del país.

"El gobierno de México toma nota de la comunicación por la que se declara persona non grata a la embajadora", dijo la Cancillería en un comunicado y aseguró que instruyó a la funcionaria a regresar a México para "resguardar su seguridad e integridad".

En su cuenta oficial de Twitter, el canciller mexicano, Marcelo Ebrard, reconoció "la valiosa" actuación de Mercado en Bolivia, quien aseguró "ha cumplido cabalmente representando a México y su causa en favor del asilo y la paz".

Afirmó que "será siempre timbre de orgullo su entereza y apego a la mejor tradición de política exterior" de México.

Mientras que el director general de organismos y mecanismos regionales americanos de la SRE, Efraín Guadarrama, expresó en la misma red social el respaldo a Mercado.

"Cuando le eres incómoda a un gobierno que llegó al poder mediante un golpe de Estado, significa que hiciste un gran papel", dijo, y agregó: "pasaste a la historia. Felicidades. Te recibiremos como te mereces".

Maximiliano Reyes Zúñiga, subsecretario para América Latina y el Caribe de la SRE, aseguró también en Twitter que la embajadora es "un ejemplo de dignidad, valentía, patriotismo y sobre todo legalidad".

La SRE destacó el desempeño de Mercado, quien "ha obtenido condecoraciones de naciones como Dinamarca y Países Bajos".

Del mismo modo, señaló que "siempre cumplió con los principios de política exterior consagrados en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y en el Derecho Internacional" y por ello consideró que está decisión es "de carácter político".

Asimismo, aclaró que la embajada quedará a cargo de Ana Luisa Vallejo, quien hasta ahora se desempeñaba como jefa de cancillería de la misión.

Destacó que la representación de México en Bolivia seguirá operando con normalidad pese a esta situación.


💬Ver 0 comentarios