Pedro Sánchez, presidente del gobierno de España. (AP)

Madrid, España - La coalición izquierdista que conforma el gobierno español parece haber evitado una crisis política en medio de la pandemia del coronavirus, que ha causado 25,000 muertes y ha dejado la economía en ruinas.

El presidente de gobierno Pedro Sánchez comparecerá el miércoles ante el Congreso de los Diputados para recibir una cuarta prórroga de dos semanas al estado de emergencia que declaró el 14 de marzo, cuando el sistema de salud nacional perdió el control del brote del virus. El encierre ha logrado reducir la tasa de contagio de más de 20% a menos de 1%.

Hemos arrancado una victoria parcial contra el virus con el sacrificio de todos. No nos ha traído hasta aquí el azar. Nadie acierta siempre en una situación tan inédita. No hay aciertos absolutos, pero levantar el estado de alarma ahora sería un error absoluto”, declaró Sánchez.

Añadió que el estado de emergencia debe permanecer vigente para garantizar una recuperación paulatina y coordinada, pero está al borde de perder el respaldo de partidos clave que le acusan de excederse en sus poderes.

Para compensar la pérdida de respaldo, el gobierno tuvo que pactar a último minuto con el partido centroderechista Ciudadanos y con regionalistas vascos. La votación parlamentaria ocurrirá el miércoles por la noche.

El estado de emergencia debe expirar el sábado, y la prórroga lo llevaría hasta el 24 de mayo. El gobierno argumenta que la prórroga es necesaria para poder implementar un complejo plan de reapertura, que variará de provincia en provincia e incluirá preparativos para una posible segunda ola de contagios.

El debate en el Congreso de los Diputados, realizado con escasa concurrencia como precaución contra el contagio, fue agrio.

El Partido Popular, el principal de oposición y que hasta ahora había apoyado al gobierno, anunció que se abstendría y acusó a Sánchez de violar los derechos constitucionales de la ciudadanía al restringir el tránsito por tanto tiempo.

“Nuestra Constitución establece que el estado de alarma no puede suspender ningún derecho fundamental, pero usted ha sobrepasado esta limitación reiteradamente, lo que nos ha situado en un estado de excepción encubierto. Este estado de alarma tenía sentido al principio de la pandemia, pero no se puede alargar definitivamente”, declaró el líder del PP, Pablo Casado.

“Por mucha propaganda que haga, recordamos qué pasó en la anterior crisis y quién causó estragos”, añadió.

Un importante partido separatista catalán fue más allá y votará “No”, alineándose con otros partidos catalanes más pequeños y con su agrupación antitética en la política española: el ultraderechista y ultranacionalista Vox, la tercera fuerza más grande del Parlamento.

Los separatistas catalanes exigen que el gobierno ceda el control del sistema de salud a las regiones.

Vox culpó al gobierno por las muertes del virus.

“Mantener este estado de alarma ni salva vidas ni empleos. Lo que salvaría vidas y empleo es un cambio de gobierno”, señaló el líder de Vox Santiago Abascal.


💬Ver 0 comentarios