Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Durante tres horas y media la puertorriqueña Georgianne Asad y su familia estuvieron encerrados en un refugio soterrado, presas del miedo y angustia, rezando –primero– por mantenerse con vida y –segundo– porque su hogar y todas sus pertenencias no se las llevara el viento.


💬Ver 0 comentarios