Italia suma más de 53,500 casos del nuevo coronavirus y solamente ayer tuvo cerca de 800 muertes, elevando la cifra de fallecidos a casi 5,000. (EFE)

ROMA - El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, informó ayer, sábado, que ha ordenado medidas más estrictas para enfrentar la propagación del coronavirus con el cierre de todas las instalaciones de producción, con la excepción de las "necesarias, cruciales, indispensables para garantizar las provisiones" del país.

Conte indicó que Italia atravesar por "su crisis más grande desde la Segunda Guerra Mundial".

Italia suma más de 53,500 casos del nuevo coronavirus y solamente ayer tuvo cerca de 800 muertes, elevando la cifra de fallecidos a casi 5,000.

Conte dijo que mientras no es fácil reducir hábitos, el sacrificio prevalece en comparación con los sacrificios hechos por otros ciudadanos, desde doctores y enfermeras, hasta empleados de colmados y servicios de seguridad.

La economía de Italia ha estado detenida por varios años y algunos en el país estaban reacios a cerrar las industrias, en una movida que afectaría aún más la crisis económica de este país.

Aunque se había pedido a los ciudadanos a que se quedaran en sus casas, la producción continuaba. Pero las autoridades locales habían solicitado medidas más extremas.

De manera que el anuncio de Conte ayer surge luego de que el mismo gobierno italiano no atendiera la petición de prevenciones más enérgicas ante el coronavirus.

Poco antes del anuncio de Conte, el gobernante de la región de Italia más asolada por el COVID-19 perdió la paciencia y ordenó la aplicación de severas medidas por cuenta propia.

El gobernador de Lombardía, Attilio Fontana, ordenó el sábado por la noche que los hoteles retiren a todos sus huéspedes en un plazo de 72 horas y que los supermercados revisen las temperaturas a los clientes antes de permitirles el ingreso.

Fontana también prohibió todos los deportes o ejercicios al aire libre, incluso si las personas los practican a una distancia segura unos de otros.

Horas antes, el alcalde de Milán, el centro financiero de Italia y la principal ciudad de Lombardía, advirtió que las autoridades municipales sancionarán a los pocos ciudadanos que no respeten la restricción nacional de mantenerse encerrados en sus casas.

Poco antes, la televisión italiana reportó que el padre de un joven conocido como el primer caso en Italia se encuentra entre los 62 fallecidos a la fecha en el brote ocurrido en Castiglione d'Adda, una de las 10 localidades lombardas que fueron las primeras en ser puestas en cuarentena en el norte del país.

El hijo del hombre, de 38 años, se recupera después de permanecer en condición crítica varias semanas, aunque ha mejorado notablemente.


💬Ver 0 comentarios