(semisquare-x3)
Marcha de scouts palestinos tocando gaitas en Belén. (AP)

Belén— Peregrinos de todo el mundo llegaban a Belén el lunes para las celebraciones de Navidad en la ciudad cisjordana.

Cientos de visitantes locales y extranjeros se reunieron en la Plaza del Pesebre mientras scouts palestinos desfilaban tocando gaitas frente a un enorme árbol de Navidad. Las multitudes llegaban a la Basílica de la Natividad, venerada como el lugar tradicional del nacimiento de Jesús, y esperaban para descender a la antigua gruta.

La ministra de Turismo palestino, Rula Maaya, dijo que todos los hoteles se encuentran llenos y que la ciudad se estaba preparando para alojar a unos 10,000 turistas durante la noche.

“No hemos visto números como estos en años”, dijo, agregando que los 3 millones de visitantes este año en Belén excedieron por cientos de miles la cifra del año pasado.

Monjas de rostro solemne y turistas entusiasmados se cruzaban y se inclinaban sobre sus rosarios al entrar a la iglesia, donde el aire es denso debido al incienso.

Linda Selbmann, de 24 años, visitante de Chemnitz, Alemania, dijo que durante mucho tiempo soñó con celebrar la Navidad en Belén.

“Es un poco loco estar en el lugar donde todo comenzó", dijo mientras bebía café turco frente a una estatua de la Virgen María acunando al niño Jesús.

Las festividades navideñas suelen motivar el espíritu festivo de los cristianos en Tierra Santa, quienes representan sólo un pequeño porcentaje de la población local.

El arzobispo Pierbattista Pizzaballa, el principal clérigo de la Iglesia católica en la Tierra Santa, cruzó un punto de revisión militar israelí desde Jerusalén antes de la misa de medianoche en la Basílica de la Natividad.

El personal de seguridad palestino y los vehículos estacionados alrededor de la plaza recordaron a los visitantes que, en medio de la alegría, no pueden escapar de la realidad política de la ciudad. Belén está ubicada en la zona de Cisjordania controlada por los palestinos, y gran parte de la ciudad se encuentra detrás de la barrera de separación de Israel.

Antes de la misa de medianoche en la Iglesia de la Natividad, el clímax de las celebraciones de la Nochebuena, palestinos y peregrinos se agrupaban, algunos cantando "Noche de Paz" y llevan velas.

“Este es un día de celebración”, dijo la ministra Maaya. "Y tenemos la esperanza de que algún día podamos celebrar como todos los demás".


💬Ver 0 comentarios