Recep Tayyip Erdogan, presidente de Turquía. (AP)

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, anunció hoy, jueves, que responderá favorablemente a una petición del gobierno libio para enviar asistencia militar y en enero someterá al parlamento de su país una moción para mover parte de sus tropas al país africano.

"Preguntan: ¿Vas a enviar tropas? Nosotros vamos a donde nos invitan, no iremos a donde no nos inviten. Pero ahora, al haber una invitación, la aceptaremos", dijo Erdogan durante una reunión con su partido, el islamista Justicia y Desarrollo (AKP), transmitida en directo por la cadena turca NTV.

"En cuanto se abra el parlamento, lo primero que haremos es presentar una moción para el envío de militares", agregó el mandatario, en alusión a la reanudación de las sesiones de la Asamblea Nacional el próximo 7 de enero tras el receso de invierno iniciado el pasado sábado.

Turquía es, junto con Catar, uno de los pocos países que respaldan activamente el Gobierno de Acuerdo Nacional (GNA), de Trípoli, dirigido por Fayez Sarraj, reconocido por Naciones Unidas y enfrentado al general rebelde Jalifa Haftar, que controla grandes partes de Libia.

Haftar recibe apoyo de Egipto, Emiratos Árabes Unidos y Rusia, y Naciones Unidas considera que tanto el general como el gobierno de Trípoli reciben envíos de armas que vulneran el embargo en vigor.

El sábado pasado, el parlamento turco ratificó un acuerdo de cooperación militar, firmado una semana antes durante una visita oficial de Sarraj a Turquía.

El AKP y su aliado, el ultranacionalista MHP, disponen de mayoría en el parlamento, por lo que la aprobación de un envío militar sería una formalidad, pese a que la oposición criticó la política exterior del presidente.

Ayer, Erdogan viajó por sorpresa a Túnez, donde se reunió con su homólogo, Kaïs Saied, sobre todo, según declaró en una rueda de prensa posterior, para evaluar una posible cooperación entre los dos países para ayudar a estabilizar Libia.

El alto representante para la Política Exterior de la Unión Europea (UE), Josep Borrell, reaccionó el mismo sábado al acuerdo sobre cooperación militar con Libia adoptado por el parlamento turco, pidiendo que todos los países respeten el embargo de armas impuesto por la ONU.

"Todos los miembros de la comunidad internacional deberían observar y respetar el embargo de armas de la ONU", indicó un portavoz de Borrell en un comunicado.

Pocos días antes, Estados Unidos expresó su preocupación ante el riesgo de una escalada de la violencia tras la solicitud de apoyo militar de Trípoli y advirtió de que "la intervención militar externa amenazalas perspectivas de resolver el conflicto".

Erdogan tiene previsto abordar la situación de Libia con el presidente ruso, Vladímir Putin, en una reunión en Ankara el próximo 8 de enero.


💬Ver 0 comentarios