Imagen del crucero Diamond Princess mientras se encontraba en cuarentena en Japón. (EFE)

Investigadores encontraron rastros del coronavirus (COVID-19) en superficies de las cabinas de los cruceros hasta 17 días después del desembarco de los pasajeros, informaron, aunque no fue posible determinar si causaron algún contagio.

Los expertos analizaron las habitaciones de los pasajeros contagiados a bordo del Diamond Princess, tanto los que mostraron síntomas como los que no lo hicieron, según un estudio dado a conocer el lunes en el Informe Semanal de Morbilidad y Mortalidad de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés).

El crucero, operado por Princess Cruises, de Carnival Corp., registró más de 700 casos de coronavirus. El barco fue puesto en cuarentena por un tiempo frente a las costas de Yokohama, Japón, y, en un momento, fue el brote más grande fuera de China continental.

Un análisis previo había detectado que el virus permanecía viable sobre plástico y acero inoxidable por hasta tres días, aunque los niveles cayeron drásticamente con el tiempo. Era menos estable en el cobre, donde no se encontró ningún virus viable después de 4 horas, y en el cartón, que tras 24 horas ya estaba limpio, según el informe publicado en el New England Journal of Medicine.

El último estudio analizó habitaciones sin limpiar, pero otra investigación concluyó que la limpieza de las habitaciones de pacientes con Covid-19 fue muy efectiva para matar el virus.

El coronavirus ha obligado a la paralización de la industria de cruceros de Estados Unidos después de una serie de brotes en altamar, y los encargados de política monetaria están buscando claves sobre la seguridad de las embarcaciones en el futuro.

Los episodios han hecho que las acciones de las líneas de cruceros se desplomen. La industria se ha visto afectada en el pasado por brotes de norovirus, uno de los causantes de la gastroenteritis.

El informe de los CDC también concluyó que los pasajeros del Diamond Princess transmitieron el virus principalmente antes de que el barco entrara en cuarentena, pero los contagios entre la tripulación alcanzaron su punto máximo después.

En otro barco de Princess Cruises, el Grand Princess, es probable que los miembros de la tripulación hayan contraído el virus en un viaje anterior y luego lo hayan transmitido a los pasajeros, según el estudio.


💬Ver 0 comentarios