Este enorme animal hirió a unas 18 personas mientras era utilizado en un evento religioso en Sri Lanka.

Un elefante que participaba en una procesión budista en Sri Lanka enloqueció y lesionó al menos a 18 personas.

La televisora privada Derana transmitió una grabación de la marcha del sábado por la noche en Kotte, cerca de Colombo, la capital de Sri Lanka, donde se ve al animal en la procesión cuando repentinamente comienza a correr.

Gente aterrorizada se dispersa y algunos chocan con el elefante, quien a su vez comienza a correr y empujar a los espectadores. Un hombre montado en el elefante se cayó y escapó por poco de ser pisoteado.

Representantes de dos hospitales dijeron el lunes que 18 personas heridas recibieron tratamiento y 16 fueron dadas de alta. De los dos restantes, uno está siendo observado por posible daño abdominal y el otro está siendo tratado por un oído lesionado, dijeron.

Los elefantes decorados de forma ornamental son una gran atracción en los actos budistas de Sri Lanka. Las familias ricas poseen paquidermos cautivos como símbolo de su prosperidad, orgullo y nobleza y los envían a participar en concursos en todo el país. Algunos templos budistas también poseen elefantes.

Según publica el diario británico Metro, la Fundación Save Elephant, informó que este animal llamado Tikiri fue uno de los 60 elefantes obligados a trabajar durante 10 noches seguidas en el festival budista Esala Perahera en Kandy.

El fundador de la organización, Lek Chailert, dijo al medio que "nadie ve su cuerpo huesudo o su condición debilitada debido a su disfraz. Nadie ve las lágrimas en sus ojos, lastimados por las luces brillantes que decoran su máscara, nadie ve su dificultad para caminar ya que sus piernas están encadenadas mientras camina". 

Mientras tanto, un portavoz del templo budista que se encarga de la realización del festiva, aseguro que "siempre se preocupan por los animales'" y confirmó que Tikiri había sido visto por un veterinario, previamente.


💬Ver 0 comentarios