Farid Ahmed (centro) atiende a periodistas en Christchurch (semisquare-x3)
Farid Ahmed (centro) atiende a periodistas en Christchurch, Nueva Zelanda. (Twitter / @ceooneandforall)

El viernes de la semana pasada, Farid Ahmed, un hombre cuadripléjico, vivió el peor día de su vida tras el atentado a dos mezquitas de la ciudad neozelandesa de Christchurch, en el que su esposa perdió la vida.

El día del incidente, Husna Ahmed se encontraba dentro de la mezquita junto a Farid. Cuando comenzaron los disparos, la mujer intentó ayudar a otras personas, en especial a niños, a salir lo más rápido posible del lugar y que así pudieran salvarse.

Luego Husna intentó volver a entrar al recinto de oración para buscar a su esposo, pero en el camino recibió un disparo por la espalda del ciudadano australiano Brenton Tarrant, el autor del atentado. Murió de forma instantánea.

Por su lado, Farid ya había logrado salir de la mezquita y estaba escondido detrás de un auto que se encontraba estacionado, mientras escuchaba los centenares de disparos y gritos de personas intentando escapar de la masacre.

Según informó el Daily Mail, el hombre volvió a la mezquita para intentar ayudar a la gente, pero lo único que encontró fueron cuerpos y sangre derramada por la alfombra del lugar.

A los pocos minutos llegó la Policía y ayudó al hombre a salir del lugar, para informarle una de las peores noticias que había recibido hasta ese momento: su esposa era una de las víctimas del atentado.

Sin embargo, a pesar de la gran tristeza de perder a una de las personas más importante en su vida, el hombre aseguró el pasado domingo a medio locales que "desea poder abrazar al asesino". "Mientras intentaba vivir el duelo pensé que quería tener la posibilidad de poder abrazar al atacante. Muchas personas pensarán que estoy loco, pero hablo desde el corazón, no estoy fingiendo, si tuviera la oportunidad lo abrazaría", señaló Ahmed.

A pesar de que admite que no apoya la acción del hombre, intentó pensar en el estado mental del pistolero que lo llevó a realizar tan trágico crimen.

"Quizás estaba herido o algo le había pasado en su vida, pero lo importante es que él es mi hermano", señaló el musulmán. "Ya lo perdoné y estoy seguro de que si mi esposa estuviera viva, ella habría hecho lo mismo que yo", aseguró Farid.

"Me preguntaron 'qué sientes por la persona que mató a tu esposa' y yo respondí que amaba a ese hombre porque él es humano y un hermano mío", contó a un programa neozelandés.

El número de víctimas que dejó el atentado fue de 50 y es el segundo con más muertos en occidente después de que un ciudadano estadounidense disparara a 58 personas en Las Vegas en 2017, y es la primera masacre en Nueva Zelanda desde 1994. 

El autor del atentado, Brenton Tarrant, quien se identificó como un australiano que vengaría los ataques cometidos por musulmanes en Europa, se encuentra arrestado y será formalizado nuevamente en abril próximo para enfrentar más cargos que se le imputan por el acto terrorista.


💬Ver 0 comentarios