Soldados y bomberos buscan sobrevivientes entre los escombros de una zona residencial atacada con un cohete disparado durante la noche por fuerzas armenias en Ganyá, la segunda ciudad más grande de Azerbaiyán. (The Associated Press)

Bakú, AzerbaiyánArmenia y Azerbaiyán anunciaron el sábado un nuevo cese al fuego a partir de la medianoche en su conflicto por Nagorno-Karabaj, una medida que tiene lugar una semana después de que fracasara una tregua negociada por Rusia justo luego de entrar en vigor.

El nuevo acuerdo fue anunciado después que el ministro ruso del Exterior, Sergey Lavrov, conversó por teléfono con sus contrapartes de ambas naciones y les solicitara que respeten el pacto impulsado por Moscú. De momento no ha habido denuncias de violaciones a la tregua tras su inicio luego de la medianoche.

La región de Nagorno-Karabakh se encuentra dentro de territorio de Azerbaiyán pero ha estado bajo control de fuerzas étnicas armenias apoyadas por Armenia desde el fin de una guerra en la zona en 1994.

La lucha más reciente que comenzó el 27 de septiembre ha implicado artillería pesada, cohetes y drones, lo que ha devenido en cientos de muertos en la mayor escalada de hostilidades entre ambos vecinos del sur del Cáucaso en más de un cuarto de siglo.

Rusia, que tiene un pacto de seguridad con Armenia pero ha mejorado sus lazos con Azerbaiyán, recibió a los jefes de las diplomacias de ambos países para más de 10 horas de conversaciones que concluyeron con un acuerdo inicial de cese al fuego. Sin embargo, el trato fracasó apenas la tregua entró en vigor el sábado pasado y ambas partes intercambiaron acusaciones de haberlo infringido.

La lucha a toda escala continuó durante la semana.

En una nueva intensificación del conflicto, Azerbaiyán acusó el sábado a Armenia de atacar su segunda ciudad más grande con un misil balístico que mató a por lo menos 13 civiles y dejó heridos a 50 más.

El Ministerio de Defensa de Armenia negó haber perpetrado ese ataque, pero las autoridades separatistas en Nagorno-Karabaj mencionaron en un comunicado instalaciones militares “legítimas” en la ciudad de Ganyá, aunque se abstuvieron de atribuirse el ataque.

Las autoridades azerbaiyanas señalaron que el misil Scud de fabricación soviética destruyó o dañó unos 20 edificios residenciales durante la noche en Ganja, y trabajadores de emergencia buscaron durante horas a victimas y sobrevivientes entre los escombros.

Los misiles Scud se remontan a la década de 1960 y transportan un gran carga de explosivos, pero es conocida su falta de precisión.

En un discurso televisado en todo el país, el presidente azerbaiyano Ilham Aliyev condenó el ataque con misil, al cual describió como un crimen de guerra y advirtió al gobierno de Armenia que tendrá que asumir sus responsabilidades.