Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

El aparato aterrizó este domingo en una zona desértica del sur de Australia. (Agencia EFE)

Tokio.- Tras recorrer unos 5,200 millones de kilómetros, la sonda japonesa Hayabusa2 trajo este domingo a la Tierra una cantidad minúscula de muestras de un remoto asteroide que puede guardar muchos secretos del Sistema Solar, en una operación en la que, según dijeron sus responsables, “todo fue perfecto”.

💬Ver comentarios