Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Miembros de una unidad de rescate comienzan la búsqueda de cuerpos en la isla White luego de una erupción que ocurrió el pasado lunes. (Fuerzas de Defensa de Nueva Zelanda vía AP)
Miembros de una unidad de rescate comienzan la búsqueda de cuerpos en la isla White luego de una erupción que ocurrió el pasado lunes. (Fuerzas de Defensa de Nueva Zelanda vía AP)

Whakatane, Nueva Zelanda — Buzos de la policía de Nueva Zelanda se lanzaron nuevamente a las aguas cercanas a la isla volcánica White para resumir la búsqueda de los cuerpos de las últimas dos víctimas de una erupción que cobró la vida de, al menos, 16 personas y que causó quemaduras de gravedad a una docena de visitantes.

Especialistas de la milicia recuperaron seis cuerpos el viernes en lo que fue una operación planificada hasta el último detalle, pero que acarreaba grandes riesgos.

Los cuerpos de dos personas, un guía y el capitán de un bote, que las autoridades colocan en la isla al momento de ocurrir la erupción no fueron localizados durante la búsqueda que duró unas cuatro horas.

La operación fue realizada por personal de la división de explosivos, cuatro hombres y seis mujeres, ataviados con trajes de protección contra químicos y con máscaras de oxígeno.

El pasado martes, un día después de la erupción, la policía recibió información de parte de rescatistas que vieron lo que parecía un cuerpo en las aguas cercanas a la isla. Las autoridades desconocen, al momento, la localización del segundo cuerpo.

Múltiples buzos comenzaron una búsqueda el viernes pero se vieron forzados a suspenderla debido a las condiciones adversas del clima.

Mientras, otros seis cuerpos fueron transportados a Auckland para ser identificados.

La policía añadió que el proceso podría tomar tiempo, aunque indicaron que completarán las labores lo más rápido posible para entregar los restos a las familias.

Las autoridades creen que los cuerpos recuperados el viernes son australianos, pues componían la mayoría de los visitantes a la isla al momento de ocurrir el incidente. Por su parte, las dos personas cuyos cuerpos no han sido recuperados podrían ser de Nueva Zelanda.

Son muchos los científicos que han advertido sobre la volatilidad de la isla White, que es la punta expuesta de un volcán submarino. La erupción del lunes ocurrió mientras 47 turistas y sus guías exploraban la isla.

De las 15 personas que resultaron heridas, 11 se encontraban en condición crítica. Un total de 13 visitantes australianos que recibieron quemaduras regresaron a su país, indicaron las autoridades.

Las autoridades añadieron que 24 ciudadanos de Australia, nueve de los Estados Unidos, cinco de Nueva Zelanda, cuatro de Alemania, dos de Inglaterra, dos de China y un ciudadano de Malasia se encontraban en la isla al momento de ocurrir la erupción. Muchas de las personas eran pasajeros de un crucero de la línea Royal Caribbean que zarpó de la ciudad australiana de Sídney.