Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

PORT-AU-PRINCE, Haití — Tendidas en camastros en la clínica de la capital haitiana, una docena de personas recibían suero intravenoso para rehidratar sus cuerpos y evitarles una muerte dolorosa.

💬Ver comentarios