Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

El diablo, Lucifer, Belcebú, el ángel caído. Como quiera que se llame, dice el obispo argentino Carlos Alberto Mancuso, lo conocía desde antes de que él naciera. Ya sabía que ese niño, hijo de campesinos de La Plata (Argentina), se iba a convertir en sacerdote y, más adelante, en su enemigo.

💬Ver comentarios