Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Mateen fue investigado en dos ocasiones entre 2013 y 2014 por el Buró Federal de Investigaciones (FBI). (EFE)
Mateen fue investigado en dos ocasiones entre 2013 y 2014 por el Buró Federal de Investigaciones (FBI). (EFE)

Miami - Las primeras investigaciones sobre la matanza de medio centenar de personas en una discoteca gay en Orlando (Florida) revelaron hoy posibles nexos entre su autor, que fue investigado dos veces, y grupos terroristas.

Omar Mateen llamó poco antes de iniciar el tiroteo al teléfono de emergencia 911 y declaró su lealtad al grupo terrorista Estado Islámico (EI), informó el canal NBC News.

De acuerdo con el medio estadounidense, las autoridades tienen registrada una llamada de Mateen al número 911 en la que declaró su lealtad a los líderes del grupo terrorista.

Las autoridades policiales han identificado a Omar Mateen como el presunto autor de la matanza registrada esta madrugada en una discoteca gay de Orlando, que se ha cobrado la vida de 50 personas.

El grupo terrorista Estado Islámico (EI) asumió hoy la autoría de la matanza en un club gay de Orlando (Florida) que causó al menos 50 muertos y 53 heridos, informó la agencia de noticias Amaq, vinculada a los yihadistas. Esta subrayó en un comunicado que el ataque armado contra un club nocturno de homosexuales en la ciudad de Orlando "fue perpetrado por un combatiente del Estado Islámico".

"El ataque armado perpetrado contra un club nocturno de homosexuales en la ciudad de Orlando en el estado estadounidense de Florida (...) fue perpetrado por un combatiente del Estado Islámico", señaló Amaq en un comunicado.

Dicha información de Amaq no fue confirmada por fuentes oficiales de Estados Unidos.

Esta acción, que empezó en torno a las 2:00 a.m., es el peor tiroteo masivo en la historia de Estados Unidos.

El supuesto responsable del ataque, un ciudadano estadounidense de origen afgano identificado como Omar Mateen, que portaba un fusil de asalto y una pistola, se atrincheró con rehenes en la discoteca Pulse frecuentada por homosexuales, donde abrió fuego indiscriminadamente hasta que fue abatido por la Policía.

La cifra de víctimas mortales puede subir pues algunos de los 53 heridos están en estado crítico, según el cirujano Michael L. Cheatham, que compareció en una rueda de prensa junto a funcionarios de policía.

Hasta ahora no se han determinado las motivaciones del tiroteo, ni si se trata de un acto terrorista o un ataque a la comunidad homosexual.

No obstante, en unas declaraciones a los medios el gobernador de Florida, Rick Scott, afirmó que la matanza fue claramente un "acto de terror" y declaró en emergencia el condado de Orange, donde se asienta la turística ciudad de Orlando.

Asimismo, el senador por Florida Bill Nelson señaló que la matanza ocurrida en la discoteca Pulse, tendría alguna conexión con el grupo terrorista Estado Islámico (EI).

"Habría alguna conexión con el Estado Islámico, aunque esto no es una información oficial", afirmó el senador demócrata en un encuentro con periodistas en esta ciudad del centro de Florida.

Según precisó, la información no proviene del Buró Federal de Investigaciones (FBI), sino de personal del Comité de Inteligencia del Senado en Washington, y es necesario esperar los resultados de las investigaciones para confirmarlo.

Más temprano, Mir Seddique, padre de Omar Mateen, descartó los motivos religiosos en el suceso y apuntó a la homofobia.

"Esto no tiene nada que ver con la religión", dijo el padre en declaraciones a NBC News, en las que indicó que su hijo se enfadó hace dos meses cuando, durante una visita a Miami, vio a dos hombres besándose.

Investigado por el FBI

Trascendió además, que Mateen fue investigado en dos ocasiones entre 2013 y 2014 por el Buró Federal de Investigaciones (FBI), por su posible vinculación a grupos terroristas.

Según Hopper, en aquel entonces Seddique Mateen hizo "comentarios incendiarios a sus compañeros de trabajo que dejaron entrever su posible lazos con terroristas" y fue entrevistado hasta en dos ocasiones.

Posteriormente, en 2014, fue entrevistado por su presunta relación con Moner Mohammad Abusalha, un terrorista con nacionalidad estadounidense que murió en un ataque suicida en Siria, pero se determinó que "el contacto fue mínimo y no constituyó una amenaza".