Imagen de archivo de la empresa Foxcoon en Taipei, Taiwan.
Imagen de archivo de la empresa Foxcoon en Taipei, Taiwan. (Archivo)

Pekín - Foxconn, empresa taiwanesa proveedora de la estadounidense Apple y una de las principales ensambladoras de iPhone, se disculpó hoy, jueves, por un error técnico a la hora de asignar salarios que desembocó en protestas en su planta de Zhengzhou (centro), ciudad que lleva semanas lidiando con un rebrote de COVID-19.

“Comprendemos completamente las preocupaciones de algunos empleados recién contratados. Pedimos disculpas por un error de entrada de datos en el ordenador y prometemos que el pago será el acordado”, informó la compañía en un comunicado enviado al rotativo local Global Times.

El medio económico Cailian recogió anoche que Foxconn ofreció sufragar hasta en 10,000 yuanes (1,400 dólares) el regreso a sus lugares de origen y las cuarentenas de algunos trabajadores dispuestos a abandonar la fábrica, sujeta a estrictos controles de entrada y salida por el rebrote del virus.

Desde el martes por la noche, la planta de Foxconn en Zhengzhou, de más de 200,000 empleados, ha sido testigo de protestas de los trabajadores que produjeron este miércoles choques con las fuerzas de seguridad locales.

Los empleados salieron de sus residencias durante la madrugada del miércoles empujando a guardias enfundados en trajes EPI, según los vídeos, reproducidos en plataformas como Twitter, vetada en China.

Algunos de los guardias golpearon a los trabajadores mientras multitudes de personas trataban de abrirse paso a través de las barricadas y protestaban por los salarios, la comida durante el encierro o la acumulación de basura.

La ciudad anunció anoche el confinamiento de varios de sus distritos ante el avance de un brote de coronavirus con el que lleva luchando más de un mes y que provocó hace semanas la escapada de cientos de trabajadores del complejo de Foxconn, que encontraron dificultades para volver a sus casas ante el confinamiento parcial de la urbe.

Después de la escapada de los obreros en octubre, Foxconn tuvo que negar rumores de que cientos de sus empleados se habían contagiado de COVID-19 y anunció un aumento de los sueldos para atraer trabajadores, ya que necesita unos 10,000, según cifras citadas en las últimas fechas por la prensa local.

Las autoridades de localidades cercanas llegaron a pedir a funcionarios y exmilitares que acudiesen a trabajar a la planta, un importante proveedor de puestos de trabajo en la provincia de Henan, de casi 100 millones de habitantes.

Sin embargo, este martes estallaron las disputas entre los trabajadores y la empresa en parte por discrepancias entre los sueldos que había prometido Foxconn y los pagos reales recibidos por los empleados, algo que la compañía achacó hoy a un “error técnico”.

Desde 2020, grandes fábricas en China como la de la empresa taiwanesa han respondido a rebrotes en las áreas cercanas instaurando el “circuito cerrado”, que aísla a los trabajadores durante largas temporadas en las instalaciones para evitar contagios del exterior y mantener la producción, lo que ha causado en ocasiones protestas por las malas condiciones sanitarias o por la falta de víveres.

China permanece aferrada a la política de ‘cero covid’, que consiste en el aislamiento de todos los contagiados y sus contactos cercanos, estrictos controles fronterizos, restricciones a la movilidad y campañas constantes de pruebas PCR.

Según las cifras oficiales, han fallecido desde el comienzo de la pandemia 5,232 personas en China, cuyas autoridades sostienen que el ‘cero covid’ ha salvado millones de vidas.

💬Ver comentarios