Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

(The Associated Press)

San Pedro Sula, Honduras — La imagen de la gente subida a los tejados de las casas de comunidades inundadas por el huracán Eta en Honduras y Guatemala y la demora de las autoridades para llegar a los lugares más recónditos y marginados de estos países, era un mal presagio. Para los conocedores de la región, sugería más migración.