Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

Ramona Rivera Luna enfrentaba un cargo de transportación de una persona con el propósito de llevar a cabo actos de prostitución y tres por transportar personas extranjeras ilegales a Estados Unidos para obtener ganancias financieras.
Ramona Rivera Luna enfrentaba un cargo de transportación de una persona con el propósito de llevar a cabo actos de prostitución y tres por transportar personas extranjeras ilegales a Estados Unidos para obtener ganancias financieras. (Shutterstock)

Una mujer de 65 años, ciudadana de la República Dominicana, se declaró ayer, lunes, culpable de atraer a migrantes para que trabajaran en su establecimiento en St. Thomas y que funcionaba como una casa de prostitución, informó la fiscal federal Delia L. Smith.

💬Ver comentarios