Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Tras la muerte de Escobar Gaviria, su familia se refugió en Argentina, cambió sus apellidos a Marroquín Santos y comenzó una nueva vida (EFE).
Tras la muerte de Escobar Gaviria, su familia se refugió en Argentina, cambió sus apellidos a Marroquín Santos y comenzó una nueva vida (EFE).

 Manuela Escobar, la hija del narcotraficante colombiano Pablo Emilio Escobar Gaviria, fue fotografiada por primera vez en años, mientras paseaba por una calle del barrio de Palermo en Buenos Aires, Argentina. 

La revista Gente reveló en exclusiva las fotos de la mujer de 34 años, cuyo rostro era una incógnita para los medios de comunicación. Entre las fotos publicadas se le puede ver con una camisa blanca y el cabello recogido en una coleta. Usa pantalones grises y va cruzando la calle. 

En otras imágenes se puede ver a su madre, María Victoria Henao.

Desde la muerte del capo colombiano, en diciembre de 1993, la única información que se tenía sobre Manuela era su edad, que vivía en Argentina y que había cambiado de nombre. Su identidad fue celosamente protegida por la familia.

Tras la muerte de Escobar Gaviria, su familia se refugió en Argentina, cambió sus apellidos a Marroquín Santos y comenzó una nueva vida. Y aunque Juan Pablo, su hermano, siempre estuvo en el foco de los medios nacionales e internacionales, de Manuela se sabía muy poco.

Tanto la viuda como el hijo de Escobar, cuyo seudónimo es Sebastián Marroquín, declararán este viernes en un proceso en su contra por lavado de dinero en Argentina, en el que también figura el narco colombiano José Bayron Piedrahíta. 

El amor de Pablo Escobar por su hija se evidencía cuando decidió comprar una inmensa finca en las afueras de Medellín a la que llamó 'La Manuela'.

Contrario a lo que ha sucedido con su hermana, Juan Pablo Escobar, el hijo mayor del extinto capo, se ha mostrado desde hace años en la arena pública, asegura el Diario El Espectador. Lanzó un libro sobre su historia como hijo del capo del narcotráfico e incluso el año pasado presentó en Cannes un documental en el que cuenta su propia verdad sobre la vida de su padre.