Imagen de satélite difundida por la NASA muestra el tifón Hagupit sobre Taiwán, el lunes 3 de agosto de 2020. (NASA Worldview y Sistema de Datos e Información del Sistema de Observación de la Tierra (EOSDIS) vía AP) (The Associated Press)

Beijing - Una tormenta tropical azotaba el martes la región costera oriental de China con lluvias y vientos fuertes mientras se acerca a Shanghái y sigue debilitándose.

La tormenta Hagiput llegó a ser un tifón con vientos en su vórtice de hasta 85 millas por hora cuando tocó tierra en la provincia de Zhejiang el martes temprano. Al mediodía, la tormenta tropical tenía vientos de hasta 67 mph y se desplazaba al norte a unos 16 mph, informó el Centro Meteorológico Nacional de China.

No se han reportado grandes daños ni heridos. La cadena estatal de televisión CCTV mostró árboles derribados en la ciudad de Yuhuan en Zhejiang. Los bomberos dijeron que los vientos fuertes volcaron un camión de carga el martes temprano y que su conductor fue rescatado.

El martes por la noche, el vórtice del meteoro estaba cerca de la ciudad de Shaoxing, a unas 100 millas al sur de Shanghái, según el centro meteorológico. En Shanghái hacía calor y viento en la noche, con lluvias esporádicas.

El pronosticador Zhang Ling dijo a la cadena estatal CCTV que la tormenta seguía debilitándose a medida que avanzaba.

“Los efectos se sentirán (en China) hasta el miércoles”, dijo Zhang. Sin embargo, la lluvia habrá alcanzado su punto máximo a fines del martes, agregó.

China ordenó evacuaciones de áreas costeras vulnerables en las provincias de Zhejiang y Fujian, ordenó a los botes de pesca que dejaran de operar y suspendió el servicio de ferry y algunos trenes.

En el importante centro industrial de Wenzhou, en la provincia de Zhejiang y al sur de Shanghái, las autoridades informaron que evacuaron a 200,000 personas a refugios y retiraron a puerto más de 6,000 barcos pesqueros. A lo largo de la costa se reportaron olas de hasta 14 pies de altura.

La temporada de tifones de este año ha sido relativamente moderada en China, aunque las inundaciones registradas desde junio a lo largo de sus principales sistemas fluviales han causado decenas de muertes, obligaron a evacuar a alrededor de 2 millones de personas y causaron daños por más de 49,000 millones de yuanes (unos 7,000 millones de dólares).