Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Vista de los escombros de una verja colapsada en Oaxaca. (AP)
Vista de los escombros de una verja colapsada en Oaxaca. (AP)

Ciudad de México — Uno de los terremotos más poderosos que haya sufrido México se produjo durante la noche frente a su costa sur y mató al menos a 61 personas y derribó viviendas y negocios, además de provocar pánico a más de 1,000 kilómetros de distancia.

El Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS, por sus siglas en inglés) informó que el sismo frente al estado de Chiapas, cerca de la frontera con Guatemala, tuvo una magnitud de 8.1, algo más que el temblor de magnitud 8 de 1985 que devastó la Ciudad de México y mató a miles de personas.

El coordinador nacional de Protección Civil, Luis Felipe Puente, afirmó en su cuenta de Twitter que el Comité Nacional de Emergencias ha reportado hasta ahora 45 muertos en Oaxaca, 10 en Chiapas y 3 en Tabasco.

Sin embargo, los gobernadores de los estados afectados han reportado cifras discrepantes, por lo que el saldo de fallecidos podría aumentar en los próximos minutos.

Cientos de edificios se derrumbaron o sufrieron daños, alrededor de 1.8 millones de personas sufrieron apagones de electricidad y las autoridades cancelaron las clases en al menos 11 estados para verificar los daños en las escuelas.

“La casa se movía como chicle y se fue la luz momentáneamente e internet. Escuchamos que se caían muchas cosas- Los animales súper inquietos porque es zona rural y mucho sonido de sirenas en San Cristóbal", dijo Rodrigo Soberanes, que vive cerca de San Cristóbal de las Casas, en Chiapas, un estado pobre, de mayoría indígena y popular entre los turistas.

El USGS registró al menos 20 réplicas de magnitud 4 o más en las cinco horas siguientes al temblor inicial y el presidente Enrique Peña Nieto advirtió que podría haber una réplica de magnitud 7.2.

El sismo ocurrió a las 12:49 a.m. del viernes con epicentro a 165 kilómetros (102 millas) al oeste de Tapachula, en el estado sureño de Chiapas, a 69.7 kilómetros (43.31 millas) de profundidad, según el USGS.

El temblor remeció los edificios en la capital mexicana, a más de 1,000 kilómetros del epicentro. Gente asustada salió a las calles en pijama.

El gobernador de Chiapas, Manuel Velasco, informó que tres personas murieron en San Cristóbal, entre ellas dos mujeres en el derrumbe de una casa. Pidió a la gente que vive cerca de la costa que deje sus casas para su protección, y dijo que tenía reportes de daños en hospitales, escuelas, puentes y carreteras, aunque no dio más detalles.

En Tabasco, vecino a Chiapas, el gobernador Arturo Núñez dijo que murieron dos niños: uno al caérsele una verja y otro más en un hospital, donde se apagó el ventilador que lo ayudaba a respirar.

El Centro de Alertas de Tsunami del Pacífico dijo que se habían registrado olas de un metro (3.3 pies) por encima del nivel de la marea en Salina Cruz, México. Se reportaron olas de tsunami de menor tamaño en otros puntos. El centro indicó que Ecuador, El Salvador y Guatemala podrían registrar olas de 3 pies o menos por encima de la marea. No se emitió alerta para Hawaii y el pacífico sur y occidental.

Las autoridades desalojaron las localidades de Tonalá y de Puerto Madero como precaución debido a una alerta de tsunami, según anunció la agencia de protección civil de Chiapas, que compartió en Twitter fotos de vecinos bajando de un camión y entrando en lo que parecía ser un refugio. No se ofrecieron más detalles.

El presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, viajó hoy hacia Ixtepec, en el estado de Oaxaca, desde donde se desplazará a Juchitán, la zona más afectada por el terremoto.

En la Ciudad de México, en diversos puntos como el Zócalo, y en los estados afectados se han puesto en marcha centros de acopio para recopilar ayuda.

Las estimaciones iniciales indican que hasta 50 millones de personas estuvieron expuestas al terremoto y 37 millones lo percibieron de manera moderada o fuerte.

Mientras tanto, México se preparaba para otra emergencia en el extremo oriental del país. Se esperaba que el huracán Katia llegara el sábado por la mañana a la costa del estado de Veracruz, en el Golfo de México, según el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos. Katia podría provocar inundaciones peligrosas como huracán de categoría 2.

En Guatemala, el presidente Jimmy Morales informó que tenía reportes de una persona fallecida en San Marcos. Dijo que había “algunos daños”, sin dar más detalles.

El temblor se produjo en una zona sísmicamente activa cerca del punto de colisión de tres placas tectónicas, las de Cocos, Caribe y Norteamérica.

El Servicio Sismológico Nacional mexicano dijo que la zona conoció al menos seis terremotos de magnitud 7 o más desde 1900. Tres de ellos se produjeron en un lapso de nueve meses en 1902-1903.