Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Caracas - El Gobierno de Venezuela expulsó ayer al periodista y cineasta estadounidense Timothy Hallet Tracy, detenido en abril bajo la acusación de adiestrar a estudiantes venezolanos para generar actos de violencia.

“El gringo Timothy Hallet Tracy capturado haciendo espionaje en nuestro país, ha sido expulsado del territorio nacional”, indicó el ministro del Interior, Miguel Torres, en la red social Twitter.

El ministro no ofreció detalle alguno sobre la situación legal en que quedó Tracy ni si su expulsión significa que no se encontraron pruebas de delito, aunque insistió en la tesis del espionaje.

El abogado Daniel Rosales, quien asistió a Tracy, señaló en declaraciones a Globovisión que su defendido tomó un vuelo ayer con destino a la ciudad de Miami.

Según explicó, la Fiscalía dictó un “acto conclusivo” en el que solicitó el archivo judicial de la causa, porque no había elementos suficientes para acusar. Rosales no dio más detalles porque, según dijo, aún no ha tenido acceso al expediente, que fue publicado el martes por la tarde.

La expulsión se produce el mismo día en que estaba previsto un encuentro entre el secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, y el canciller venezolano, Elías Jaua, en Antigua (Guatemala), donde ambos asisten a una asamblea general de la Organización de Estados Americanos (OEA).

En declaraciones posteriores divulgadas por el ministerio del Interior, Torres aseguró que Tracy “tenía una serie de trabajos hechos con jóvenes pertenecientes de partidos políticos como Primero Justicia, Voluntad Popular, así como trabajos de inteligencia donde iba recabando información a través de vídeos, fotografías y reuniones”.

Agregó que se dedicaba al “corretaje entre los sectores violentos de la derecha, razón por la cual llamó la atención de las autoridades venezolanas, alertándose ante el individuo y sus supuestos documentales”.

“Profundizamos nuestro trabajos de inteligencia y procedimos a la captura del ciudadano y por instrucciones del presidente Nicolás Maduro, así como coordinación estrecha con los Tribunales del país procedimos a su expulsión esta mañana”, indicó.

“Que sirva esto de experiencia para quienes quisieron hacer mofa de esto”, indicó, y afirmó que en Venezuela no se permitirá ningún tipo de actividad de esta naturaleza.

Torres insistió en la tesis del espionaje y en que en el desarrollo de actividades de este tipo “por lo general utilizan coberturas con cámaras, con apariencia de periodistas, documentalistas y cineastas”.

“guerra civil”

El propio Torres anunció el 25 de abril la captura de Tracy en medio de la situación de crisis que se produjo tras las elecciones del 14 de abril, ganadas por el candidato chavista, Nicolás Maduro, y no reconocidas por el líder opositor Henrique Capriles.

“Partidos de la extrema derecha quieren una guerra civil, el caballero que fue capturado, de nombre Timothy Hallet Tracy (...) y toda su actuación obedece a un entrenamiento y adiestramiento como un agente de inteligencia”, declaró entonces el ministro de Interior.

Según la familia de Tracy, el estadounidense se encontraba en Venezuela para filmar un documental y fue detenido cuando se preparaba para salir del país por el aeropuerto internacional Simón Bolívar.

En los últimos meses el Gobierno venezolano ha insistido en la presencia de supuestos agentes infiltrados desde Colombia y El Salvador con el fin de desestabilizar el país.