Rodríguez entiende que celebrar la primaria demócrata de Puerto Rico en marzo elevará el perfil de ese evento electoral. (GFR Media)

Washington - El Partido Demócrata de EE.UU. (DNC) aprobó el plan de selección de delegados para las primarias presidenciales en Puerto Rico, previstas para el 29 de marzo próximo.

Por medio del plan, el Partido Demócrata de EE.UU. en Puerto Rico tendrá 58 delegados en propiedad y cinco suplentes en la convención presidencial demócrata de 2020.

De esos, los precandidatos presidenciales demócratas se disputarán 51 delegados en las primarias del 29 de marzo en la isla, pues siete son miembros del DNC, por lo que tienen acceso directo a la convención, anunció ayer el presidente de los demócratas en Puerto Rico, el exsenador Charlie Rodríguez.

Los siete miembros de la isla del DNC -los llamados superdelegados- no pueden votar en la convención presidencial de julio de 2020, que tendrá lugar en Milwaukee (Wisconsin), a menos que ningún aspirante obtenga la cantidad mínima de delegados para asegurar la candidatura a la Casa Blanca.

Para ganar delegados de Puerto Rico, el aspirante presidencial deberá obtener, por lo menos, el 15% de los votos en la primaria de marzo.

De las 57 jurisdicciones que envían delegados a la convención -incluidos los 50 estados, la capital federal, los territorios y quienes viven “en el exterior”-, Puerto Rico y solo siete estados han logrado hasta el momento que el Comité de Reglas del DNC ratifique su plan, indicó Rodríguez.

El plan de los demócratas permite incluir como aspirantes a la candidatura presidencial a todos los que estén activos en el proceso de primarias demócratas. Solo será excluido quien así lo solicite.

Los 58 delegados en propiedad se dividirán entre los siete superdelegados, 33 que serán escogidos por distrito, 11 por acumulación o todo Puerto Rico y otros siete que deberán ser funcionarios electos o miembros de la estructura del Partido Demócrata de la isla.

Bajo el plan ratificado por el DNC, en las primarias del 29 de marzo, se seleccionarán los 33 delegados por los ocho distritos senatoriales de la isla, cuatro por cada distrito, con excepción de Arecibo, que tendrá cinco por ser el de mayor población, sostuvo Rodríguez. En siete de los distritos, dos de los cuatro delegados tienen que ser mujeres. En el caso de Arecibo, el número aumenta a tres.

Los otros 18 delegados -bajo la ley vigente- se seleccionarán en una asamblea del comité central demócrata local el 31 de mayo, respetando la proporción obtenida por los candidatos en las primarias de marzo y las recomendaciones del aspirante presidencial.

El plan ratificado por el DNC requiere que el 22% de los delegados tenga entre 18 y 36 años; 10% debe ser de la comunidad LGBTT; 15%, personas con discapacidad y 20%, representantes de la tercera edad.

Rodríguez sostuvo que, bajo la ley vigente, los electores que acudan a votar en los 1,300 centros de votación que planifican abrir -uno por cada unidad electoral de Puerto Rico- recibirán dos papeletas: una con los nombres de los precandidatospresidenciales y otra con los candidatos a delegados por distrito.

Pero advirtió que la reforma electoral que discute la Asamblea Legislativa de Puerto Rico puede eliminar la papeleta para los delegados y dejar que los aspirantes a la presidencia presenten para ratificación del comité central local, en la asamblea del 31 de mayo, sus recomendaciones. Rodríguez sostuvo que eso mismo se hizo, contrario a la ley, en 2016.

Para Rodríguez, celebrar la primaria demócrata de Puerto Rico en marzo, en vez de junio como era antes, elevará el perfil de ese evento electoral y representa una oportunidad para manifestar la indignación de los puertorriqueños en contra del gobierno del presidente Donald Trump, quien es republicano.

Rodríguez piensa, además, que las primarias de la isla -en las que participan también defensores del statu quo y hasta soberanistas, algunos de los cuales se vincularon en 2016 con la campaña del socialdemócrata Bernie Sanders- ayudan a avanzar la propuesta de estadidad.


💬Ver 0 comentarios