Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Aníbal Meléndez Rivera, alcalde de Fajardo, se acogió al retiro en 2009 con una pensión de $7,200, lo que representa el 90% de su sueldo al retirarse que era $8,000. (GFR Media)

Los alcaldes que renunciaron a sus salarios por estar jubilados han argumentado, por años, que su proceder representa un ahorro para los ayuntamientos. Sin embargo, ese argumento se debilita si se consideran estatutos recientes que disponen que los pagos de las pensiones saldrán de los presupuestos municipales, al igual que los beneficios marginales que reciben.


💬Ver 0 comentarios