El líder independentista, quien falleció a los 89 años, fue sepultado en su pueblo natal mientras sus seguidores lo aclamaban y llamaban comandante.

Mayagüez - En la cuna que lo vio nacer y donde sus restos reposarán para la eternidad, Rafael Cancel Miranda aglutinó hoy, en su última morada, a diversos sectores del independentismo que se dieron cita en el cementerio Vivaldi de esta ciudad.

Cancel Miranda, quien falleció el lunes a los 89 años, era el último sobreviviente de los cuatro nacionalistas que, el primero de marzo de 1954, atacaron a tiros el Congreso, en un intento por llamar la atención del mundo sobre la situación colonial de Puerto Rico.

Fue sepultado hoy ante cientos de seguidores que lo aclamaban y llamaban comandante, tras una emotiva jornada de despedida que comenzó el viernes en San Juan. El sábado, sus restos fueron trasladados en una caravana que tuvo varias paradas, a lo largo de la autopista rumbo a Ponce y Mayagüez, y a su paso, personas lloraban, lanzaban flores al coche fúnebre y enarbolaban monoestrelladas.

La viuda, María de los Ángeles Vázquez, y el hijo menor de Cancel Miranda, Rafael Cancel Vázquez, agradecieron las muestras de solidaridad en los tres días de despedida al líder nacionalista.

En el camposanto mayagüezano, convergieron exprisioneros políticos, independentistas no afiliados, y el presidente del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), Rubén Berríos Martínez, despidió el duelo, según la voluntad de Cancel Miranda.

Berríos Martínez hizo un llamado a la unidad de las “fuerzas patrióticas” y destacó que “es natural discrepar, pero no en la meta”. Subrayó que un independentista “nunca debe ser un obstáculo en el camino que otro independentista escoja para llegar a la meta”.

“Rafael es el faro que nos guiará a la independencia de Puerto Rico”, sostuvo el líder pipiolo, quien describió a Cancel Miranda como “un patriota lúcido”, que “dio a respetar a Puerto Rico ante el mundo entero”.

En la mañana, el féretro con los restos del líder nacionalista fue cargado en hombros por familiares y allegados, desde el Museo Casa Grande, donde había sido el velatorio, hasta la Catedral Nuestra Señora de la Candelaria. Al llegar a la iglesia, poco después de las 11:00 de la mañana, fue recibido por el obispo de Mayagüez, Álvaro Corrada del Río, y un séquito de sacerdotes y miembros del clero católico.

“La patria es valor y sacrificio”, afirmó el obispo Corrada del Río, quien dijo que le unían a Cancel Miranda lazos de amistad y políticos. En la homilía, el obispo destacó tanto la lucha de Cancel Miranda por la independencia de Puerto Rico como su fe católica.

Los alcaldes populares de San Juan, Carmen Yulín Cruz, de Mayagüez, José Guillermo Rodríguez y de Hormigueros, Pedro García acudieron a la misa exequial, que culminó de forma emotiva con tres poemas musicalizados de Juan Antonio Corretjer interpretados por Roy Brown y Zoraida Santiago. También, Chabela Rodríguez cantó el poema de Mario Benedetti “Te quiero” y cerró la misa, la joven soprano Clara Luz Hernández Iranzo, ahijada de Cancel Miranda, interpretando el himno de Puerto Rico, en su letra revolucionaria.

El sábado, el coche fúnebre con los restos de Cancel Miranda hizo una parada en la entrada del Barrio Tenerías en Ponce, cuna del líder nacionalista, Pedro Albizu Campos y cuando llegó a Mayagüez, fue paseado por el barrio Dulces Labios, donde nació y se crió don Rafael.

Hoy, cuando el féretro arribó al cementerio, un grupo de hombres, vestidos con camisa negra y pantalón blanco, recreando a los Cadetes de la República del Partido Nacionalista, despidió con balas de salva a Cancel Miranda.


💬Ver 0 comentarios