La medida es de la autoría del senador Abel Nazario. (GFR Media)

El Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA) consignó esta mañana su oposición a un proyecto de ley del senador penepé Abel Nazario con el que busca, entre otras cosas, que se permita la entrada de especies exóticas a la isla para ser poseídas como mascotas, para su reproducción o crianza.

En la actualidad, el DRNA tiene un reglamento del 2004, enmendado en el 2012, en que se establecen cuáles son las especies exóticas proscritas en Puerto Rico, que se definen como especies que no forman parte de la flora y fauna nativa endémica o migratoria de un lugar. Su introducción al país, por lo tanto, se considera un acto ilegal.

En una vista pública esta mañana de la Comisión de Salud Ambiental y Recursos Naturales, la abogada Laura Díaz Solá, en representación de la secretaria del DRNA, Tania Vázquez Rivera, planteó que la agencia se opone el proyecto en la medida en que el listado actual de especies prohibidas “estuvo fundamentado en estudios de probabilidad de supervivencia de las especies a ser liberadas y de acuerdo a las características biológicas de cada una de éstas”.

Según indicó Díaz Solá, a preguntas del senador Carlos Rodríguez Mateo, quien preside la comisión, la exclusión de otras especies se debió a que sus características biológicas demuestran que tienen posibilidades de sobrevivir en regiones tropicales o subtropicales.

“Las especies exóticas (especialmente aves) han sido introducidas con tanto éxito que actualmente nuestra isla encabeza la lista de lugares con el mayor número de psitácidos observados y establecidos en estado silvestre”, dijo. Un psitácido forma parte de la familia de aves llamadas comúnmente loros o papagayos. 

“Muchas especies exóticas terminan desplazando las especies nativas, ya sea porque tienen diferentes capacidades competitivas o por la ausencia de enemigos naturales”, abundó Díaz Solá.

En un aparte con El Nuevo Día, Damaris Delgado, directora del Negociado de Pesca y Vida Silvestre del DRNA, aseguró desconocer si la entrada especies exóticas a Puerto Rico con fines de reproducción y venta es un fenómeno que se repite o si se trata de un asunto que atienden los Vigilantes del DRNA esporádicamente. Por su parte, Díaz Solá dijo desconocer si hay individuos en Puerto Rico intentando cambiar el estado de derecho y los reglamentos aplicables para permitir la entrada a la isla de especies exóticas.

En un aparte con la prensa, Rodríguez Mateo anticipó que radicaría un informe negativo sobre el proyecto.

“Realmente lo que se propone, en vez de resolver, agravaría la situación”, dijo. “Tal como está redactado y como argumentó el DRNA, se agravaría la situación”, abundó al plantear que invitaría a Nazario a una reunió ejecutiva de su comisión antes de rendir el informe.

Finalizada la vista pública Díaz Solá reiteró su oposición a la medida.

“Nuestro deber ministerial es la protección y la conversación de las especies endémicas y nativas. Estas especies exóticas representan una amenaza a las especies”, dijo.

En entrevista con El Nuevo Día, el senador Nazario reconoció que conversó, antes de radicar la medida, con individuos que suelen introducir de manera ilegal aves para la venta.

Defendió el proyecto al plantear que le reconoce al DRNA la facultad de establecer una lista de especies exóticas que pueden ser permitidas en la isla y argumento en que en cualquier paseo por pueblos como Orocovis, Barranquitas, Utuado y Lares se ven a orillas de la carretera individuos vendiendo aves.

“Todos son ilegales y lo queremos llevar a lo legal”, dijo al sostener que Puerto Rico se ha quedado"atrás" en comparación con varias islas del Caribe y el estado de Florida en la industria de venta de aves.

Nazario, quien no estuvo presente en la vista pública, dijo que primero quiere conocer bien el racionamiento utilizado por los representantes del DRNA al oponerse a la medida antes de reaccionar a la oposición de la agencia a su proyecto.

“Yo propongo, pero ellos tienen el expertise”, dijo.


💬Ver 0 comentarios