El hemicilo del Senado en el Capitolio. (GFR Media)

El Comité Amplio para la Búsqueda de Equidad (CABE) exigió hoy que se publique el borrador final del Código Civil y se detenga su consideración por parte del Senado en momentos en que, según denunciaron en un comunicado de prensa, el país enfrenta una epidemia de violencia homofóbica y transfóbica aparte de la pandemia del COVID-19.

La pieza legislativa está pautada para ser atendida el lunes en el Senado, cuando también se evaluará el Código Municipal. La fecha de tan importante sesión legislativa se señala en momentos en que es hacen prácticamente imposibles las manifestaciones masivas de protesta a causa del COVID-19.

En entrevista con El Nuevo Día, el portavoz de la mayoría del Senado, Carmelo Ríos, defendió el manejo de la medida en la Cámara alta.

“Se ha dado tiempo de sobra para que la gente lo leyera y emitieran comentarios. No se han recibido comentarios y se publicó hace como dos o tres meses cuando se dijo que sería aprobado. Al día de hoy nadie ha traído ningún comentario adicional”, dijo Ríos.

La versión más reciente del Código Civil, con enmiendas introducidas por el Senado, fue publicada el 28 de febrero, pero pocos días después la gobernadora Wanda Vázquez solicitó tiempo adicional para evaluar la pieza y presentar posibles enmiendas. La Fortaleza nunca ha hecho público los cambios propuestos por la primera ejecutiva y Ríos le limitó a decir hoy que los cambios propuestos por La Fortaleza “eran cosas que estaban cubiertas”.

Mientras, los dos portavoces de CABE, Osvaldo Burgos y Amárilis Pagán, denunciaron que nadie, fuera del Senado, realmente la versión final que será llevada a votación el lunes.

"La comunidad LGBTTIQ+, así como el resto del país, está inmersa en un proceso de mucho dolor e indignación por la epidemia de violencia homofóbica y transfóbica tras los asesinatos de cinco personas trans en dos meses. Nos parece un acto de provocación, de insensibilidad y temeridad que el Senado insista en bajar a consideración un Código Civil que afecta y vulnera los derechos de todas las personas en Puerto Rico, sobre todo las mujeres y la gente LGBTTIQ+. Esto cobra mayor relevancia, cuando ni el Senado, ni la Cámara, ni la gobernadora, ni este gobierno se han expresado para condenar, ni han actuado para atajar esta violencia que ha asesinado a 10 personas LGBTTIQ+ en 15 meses y en momentos donde el país está atendiendo la peor crisis de salud pública de su historia reciente", aseveró Burgos en declaraciones escritas.

"Como si fuera poco, tenemos reparos al contenido de dicho proyecto de ley por entender que el mismo contiene disposiciones lesivas para los derechos civiles del país y para la estabilidad de nuestro ordenamiento jurídico. El Senado no ha presentado públicamente la versión del Código Civil que se llevará a votación. Eso no es un Código Civil, es un código secreto. El país, y sobre todo el Senado, tiene que educarse sobre el tema y evaluar concienzudamente el Código Civil propuesto por la Cámara de Representantes y enmendado por el Senado”, agregó Pagán.

Asimismo, indicó que “de igual forma, hay que sopesar las repercusiones en las vidas de todos los puertorriqueños. Es imperativo que los senadores y senadoras que deberán tomar una decisión sobre el documento tengan una opinión informada y puedan descargar de manera responsable su función legislativa", dijo.

Por último, CABE le solicitó al presidente senatorial Thomas Rivera Schatz que, "en aras de atender los mejores intereses del pueblo de Puerto Rico, se posponga la votación del PC1654 de Código Civil y se calendaricen vistas públicas en el cuerpo que preside. En este momento de tanta vulnerabilidad, la posición sensata debe ser publicar el documento tal y como será considerado, sin enmiendas a escondidas que se presenten en el pleno del Senado. Además, que nunca es tarde para que se abra el proceso a vistas públicas y que se escuchen todas las voces", concluyeron los portavoces.

Burgos reconoció, en entrevista con El Nuevo Día, que el factor COVID-19 puede limitar las protestas que se realicen en el Capitolio el próximo lunes, pero recordó también que, desde mucho antes de la pandemia, el presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz, había asumido la postura de que las vistas públicas para atender la medida el Senado no eran necesarias ya que se hicieron múltiples en la Cámara y porque se abrió un mecanismo para que cualquier individuo u organización es expresara por escrito.

“La posición del presidente no ha cambiado y no podemos decir que es por el COVID-19”, dijo Burgos al indicar que ayer, Cabe envió una carta a Rivera Schatz solicitando la copia final del Código Civil.

“Supuestamente hicieron modificaciones, que fue ante la consideración de la gobernadora, pero no sabemos las recomendaciones de La Fortaleza y no las hemos visto. Estamos a ciegas”, dijo Burgos al reconocer que tampoco sabe de posibles cambios introducidos a petición de grupos conservadores y/o religiosos.

Un solo cambio…por ahora

Ríos, por su parte, indicó que el único cambio que él conoce sobre la versión publicada el 28 de febrero consiste en una enmienda del senador penepé William Villafañe.

La enmienda incluye la siguiente frase en el artículo 69 sobre Personalidad y Capacidad: "los derechos que se reconocen al nasciturus (concebido, pero no nacido) están supeditados a que este nazca con vida y no menoscaban en forma alguna los derechos constitucionales de la mujer gestante a tomar decisiones sobre su embarazo".

Críticos del Código Civil propuesto han señalado que su lenguaje le reconoce derechos al no nacido por lo que, para todos los efectos, impediría que una mujer pueda realizarse un aborto, que es un derecho reconocido mediante jurisprudencia del Tribunal Supremo de Estados Unidos.

“Hasta ahora ese es el único cambio”, dijo Ríos. “Pero estamos abiertos a cualquier sugerencia y por eso anuncié (su aprobación) una semana antes”, agregó al argumentar que ningún legislador tiene excusa para denunciar que no conoce el contenido de la medida.


💬Ver 0 comentarios