El senador Larry Seilhamer defendió ayer una medida de su autoría que busca establecer un plan para manejar los cambios ligados al cambio climático. (semisquare-x3)
El senador Larry Seilhamer defendió ayer una medida de su autoría que busca establecer un plan para manejar los cambios ligados al cambio climático. (Ramón “Tonito” Zayas)

El vicepresidente del Senado, Larry Seilhamer, se sentó ayer en la silla de los deponentes -durante una vista pública de la Cámara de Representantes- para defender un proyecto de su autoría que busca establecer la política pública del gobierno puertorriqueño sobre el cambio climático.

Seilhamer urgió a actuar antes de que la naturaleza continúe chocando con poblaciones que no se han preparado para afrontar el aumento en el nivel del mar, los cambios en la temperatura de la tierra, las modificaciones en el patrón de lluvias y el efecto de eventos atmosféricos, entre otros factores que atentan contra el ecosistema del planeta.

“El papa Francisco dice que el creador nos dio un paraíso, que no le devolvamos una selva contaminada”, expresó el legislador novoprogresista en su ponencia.

La pieza legislativa -que fue radicada en diciembre del año pasado- es evaluada por la Comisión de Agricultura, Recursos Naturales y Asuntos Ambientales de la Cámara, que preside el representante novoprogresista Joel Franqui Atiles.

Para demostrar la urgencia de su aprobación en el cuerpo cameral y de acelerar la firma del gobernador Ricardo Rosselló Nevares, Seilhamer resaltó ayer que en Puerto Rico solo se recicla un 13% de los desperdicios, a pesar de que la ley establece que sea un 35%.

También, recordó que en la isla aproximadamente el 98.1% de la generación de electricidad es producida por el uso de combustibles fósiles y que las principales fuentes locales de emisión de gases con efecto invernadero provienen del sector de la energía eléctrica, de la transportación y del sector industrial. Además, acentuó que en Puerto Rico existen cerca de 650 vehículos por cada 1,000 habitantes, de los cuales el 99% corren con gasolina y una cantidad mucho menor son autos híbridos, funcionan con diésel o son eléctricos.

Implementar un sistema energético con bajo uso de petróleo y erradicación de generación a base de carbón, promover sistemas de energía renovables o alternativas más eficientes fueron algunas recomendaciones de Seilhamer.

Además, propuso reducir las emisiones de gases de efecto de invernadero, promover la electrificación de los vehículos de motor, mejorar la planificación urbana y promover la restauración de los ecosistemas para reducir las emisiones de bióxido de carbono.

Entre las métricas que se busca alcanzar a través de política pública, se mencionó aumentar el uso de energía renovable. Seilhamer subrayó que se debe ser más agresivo que alcanzar un 40 a 50% de uso para el 2050, y Franqui Atiles prometió revisar este asunto para elevar dicha métrica.

Además de reducir en 70% para el 2028 la cantidad de desperdicios sólidos depositados en vertederos, Seilhamer señaló que para ese año el gobierno debe haber adquirido su flota de vehículos con autos que funcionen con métodos alternos de combustibles fósiles.

En un aparte con la prensa, Seilhamer anticipó que la meta es que un comité de expertos sobre cambio climático de Puerto Rico pueda elaborar un plan de mitigación y adaptación al cambio climático en menos de dos años para que puedan someterlo a través de legislación en la última sesión legislativa del 2020.

Con la única participación legislativa de Franqui Atiles y del representante popular Jesús Manuel Ortiz, la vista recibió también el insumo del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA) a través de la licenciada Laura Díaz, asesora legal de la agencia, y Ernesto Díaz, director del Programa de Manejo de la Zona Costanera del DRNA, quien también dirige el Consejo de Cambio Climático de Puerto Rico.

“Entendemos que el proyecto debería otorgar mayor énfasis a la captura o secuestro de CO2 como elemento esencial de la mitigación”, manifestó la secretaria del DRNA, Tania Vázquez, en una ponencia escrita leída por la asesora Díaz.

Vázquez también hizo un llamado a adecuar los reglamentos de construcción y uso de terrenos, así como los códigos de construcción, a la realidad climática de la región y las lecciones aprendidas por el huracán María.

Díaz resaltó que recientemente se identificó que hay cerca de un millón de personas en situaciones de vulnerabilidad por vivir en zonas de riesgo. El experto llamó particularmente la atención a aquellos que habitan en las costas o en las riberas.

Agregó que es importante que se aproveche la disponibilidad de fondos federales a través de la Agencia federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés) para tomar decisiones de infraestructura y relacionadas con la utilización de datos.

Al final de la vista, Franqui Atiles resaltó que ayer también habían sido citados a deponer el Departamento de Salud y la Oficina de Gerencia y Presupuesto (OGP), pero estos no comparecieron ni se excusaron. Ambos serían citados nuevamente, aseguró el legislador.


💬Ver 0 comentarios