La gobernadora Wanda Vázquez. (GFR Media)

El proyecto del Senado 1467 que viabiliza la celebración de un plebiscito estadidad sí o no el día de las elecciones generales llegó a La Fortaleza la semana pasada y está bajo la consideración de la gobernadora Wanda Vázquez Garced para su aprobación.

La medida está en el despacho de la primera mandataria desde el pasado martes junto con el proyecto que establecería un nuevo Código Electoral, confirmó la portavoz de prensa de la gobernadora, Mariana Cobián.

“Llegaron las dos (medidas) el mismo día”, afirmó luego de que El Nuevo Día obtuviera la confidencia.

De inmediato, el senador del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), Juan Dalmau, deploró la movida de última hora luego de que ambos proyectos fuesen aprobados hace algún tiempo y se dejaran en la Asamblea Legislativa a la espera de que La Fortaleza los solicitara.

No hay duda que -tanto la Asamblea Legislativa como la gobernadora- están aprovechando que el foco de atención pública está en la pandemia para trasbastidores aprobar medidas a conveniencia del partido de gobierno. Ese es el caos del Código Electoral, del Código Civil para congraciarse electoralmente con sectores del fundamentalismo y es el caso del plebiscito”, afirmó Dalmau.

“Están aprovechando el que la gente está enfocada en la vida y la salud para trasbastidores aprobar leyes producto de la ventajería y el fraude a favor del partido de gobierno”, agregó.

De materializarse la aprobación del plebiscito de status, sería la séptima consulta a la que se enfrentan los puertorriqueños para definir el status político de la isla. En el 2017 fue la más reciente y un 23% de los puertorriqueños inscritos para votar respondió a la convocatoria del PNP. Para la gobernadora, la aprobación de la medida sería un asunto positivo porque la coloca en una posición favorable en el PNP cuando sus detractores la plantean como antianexionista.

Dalmau adelantó que el PIP hará campaña en contra del plebiscito, de ser aprobado. Recordó que el proyecto de ley no fue avalado por su colectividad. Tampoco lo avaló el Partido Popular Democrático (PPD).

A juicio de Dalmau, la aprobación de la medida en la Legislatura estuvo matizada por un “proceso defectuoso”.

No contiene las opciones del derecho internacional para que el país se exprese y se trata de una carnada electoral para aquellos estadistas que -desmotivados por la mala administración PNP- no saldrían a votar y han decidido colocar la estadidad en el plebiscito para que entonces ellos salgan a votar por la estadidad tapándose la nariz por el mal olor de que entonces una vez en la caseta votarían penepé”, sostuvo el senador.

“El PNP está utilizando este plebiscito del viejo cuento del palo y la zanahoria para que la mula se mueva. Le pone una zanahoria con un palo y la mula se mueve, pero la zanahoria es inalcanzable”, agregó.

De paso, recordó que los múltiples intentos del PNP por viabilizar una consulta han sido fallidos. Mencionó, por ejemplo, la Comisión de la Igualdad creada por el exgobernador Ricardo Rosselló Nevares y los dos proyectos presentados en el Congreso por la comisionada residente en Washington, Jenniffer González.

Recalcó que el mecanismo que impulsa el PIP para lidiar con el status es la asamblea constitucional de status.

“Sabiendo que el PNP no cree en ese mecanismo procesal, una vez propuesto el plebiscito, insistimos en que lo determinante fuese que las opciones fueren no coloniales y no territoriales. Y la propuesta específica es que en todo caso se votara entre la anexión y la soberanía nacional puertorriqueña que incluía libre asociación e independencia. Nada de eso se incluyó”, sostuvo.


💬Ver 0 comentarios