Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Julia Keleher, secretaria de Educación, es una de las jefas de agencias con aumentos. (horizontal-x3)
Julia Keleher, secretaria de Educación, es una de las jefas de agencias con aumentos. (Archivo / GFR Media)

En medio de la crisis fiscal y la reestructuración histórica de la deuda pública del País, al menos, 26 jefes de agencias del Ejecutivo ganan más que sus antecesores. De estos, nueve ocupan más de una silla en el gabinete.

Así se desprende de los datos provistos por La Fortaleza a El Nuevo Día sobre los salarios que reciben estos 88 ejecutivos que ocupan puestos en el gobierno.

La administración de Ricardo Rosselló Nevares asegura, no obstante, que la nómina del gabinete actual implica una reducción de $1,617,493. Sin embargo, este diario no pudo corroborar esa afirmación, pues no ha recibido los datos sobre el salario de todos los directivos de agencias

La Fortaleza se comprometió a entregar hoy, lunes, los datos que faltan.  La información de los salarios actuales del Ejecutivo y de los que conformaron el gobierno del exgobernador Alejandro García Padilla fue solicitada por este diario el pasado 3 de abril.

Entre los datos provistos, el gobierno no incluyó la información salarial del secretario de Seguridad Pública (DSP), Héctor Pesquera, quien tiene un contrato anual de $248,500.

Tampoco se proveyó la información completa del salario de al menos 10 componentes del Ejecutivo, entre los cuales están los directivos de la Oficina del Panel del Fiscal Especial Independiente, la Corporación del Centro Cardiovascular de Puerto Rico y el Caribe, y el Centro Comprensivo de Cáncer.

En cuanto al secretario de Salud, Rafael Rodríguez Mercado, se divulgó que su salario anual es de $108,000 como profesor del Recinto de Ciencias Médicas de la Universidad de Puerto Rico, pero no se aclaró si también devenga salario como neurocirujano y militar.

Al restar el contrato de Pesquera del ahorro de $1.6 millones que reclama la administración Rosselló Nevares, se reduce a $1,368,993 y el cálculo de gasto por empleado sobrepasa el que había en el 2016 por $2,483.

De acuerdo con los datos que ofreció La Fortaleza, la nómina en el 2016 era de $11,024,109 y, en este primer año del nuevo cuatrienio, asciende a $9,655,065. Asimismo, en 2017 el total de funcionarios en estos puestos de confianza asciende a 89, si se incluye a Pesquera, mientras que, en 2016, eran 104.

Aunque la información provista no está completa, el secretario de la Gobernación, William Villafañe, insistió en que el ahorro en nómina se sostendrá porque los salarios que faltan por proveer son iguales a los de la pasada administración. 

Además, adelantó que el contrato de la secretaria de Educación, Julia Keleher, por $250,000 anuales, se renovará a partir del 1 de julio hasta el 30 de junio de 2018.

“No hay razón para no renovárselo. Está haciendo su trabajo. Toda esta transformación del Departamento de Educación es un proceso para producir un sistema de escuelas mucho más eficiente y, a la misma vez, que lleguen más los recursos al salón de clases, y ella está cumpliendo con este proceso”, dijo Villafañe en entrevista con El Nuevo Día.

El catedrático en Derecho, Carlos Ramos González, cuestionó la práctica de otorgar contratos a jefes de agencia. “Es una especie de privatización del servicio público. Es privatizar las funciones públicas”, sentenció.

También hay reducciones

Al menos, 11 jefes de agencia tienen un salario menor que quien lo antecedió en ese puesto, pero la reducción en nómina tampoco se sustenta en la medida en que hay sueldos que, aunque no emanan de la partida salarial del Ejecutivo, se complementan de esta. 

Ese es el caso de la asesora del gobernador en Asuntos Federales, Frances Ortiz, quien devenga $5,774 mensuales del Departamento del Trabajo. Pero, por estar en destaque, La Fortaleza paga $3,226 para llevar su salario mensual a $9,000.

Asimismo, el director de la Autoridad de Edificios Públicos, Amílcar González Ortiz, figura sin salario en la nómina de La Fortaleza, pero tiene un contrato con el Banco Gubernamental de Fomento de hasta $25,000 que vence el 30 de junio. El contratista ha dicho que no descarta aceptar, después de esa fecha, otro acuerdo como este si se lo ofrecen.

Otro caso particular es el de la asesora de Rosselló Nevares en urbanismo, infraestructura y ambiente, María Palau, que, aunque labora para el mandatario, los $120,000 que gana anualmente provienen del Departamento de Desarrollo Económico, confirmó Villafañe.

“Aquí hay una gente que parece que no está cobrando nada contra el presupuesto de Fortaleza porque vienen en destaque o le están pagando de otro sitio, lo que ayuda a entender por qué dicen que pagan menos. Pero, al final, el dinero público es el mismo, sale del gobierno”, aseveró el profesor jubilado de Administración Pública Mario Negrón Portillo.

La vocación de servicio público en estos tiempos tiene que ser doble. Hay que dar ejemplo”, agregó, por su parte, Ramos González.

Todos los asesores del gobernador, el administrador de La Fortaleza, la directora de Comunicaciones y la secretaria de Prensa devengan salarios mensuales, de entre $8,000 a $14,000, que resultan ser más elevados que los que tenía la administración pasada. 

El de $14,000 mensuales corresponde a Villafañe, a quien, mediante una orden ejecutiva, se le creó el puesto de principal oficial de administración y operaciones del Estado, además del secretario de la Gobernación. 

El secretario de Asuntos Públicos de La Fortaleza, Ramón Rosario, devenga $11,000 mensuales ya que, también por orden ejecutiva, se fusionó la Secretaría de Asuntos Públicos y la Secretaría de Política Pública.

Aun así, La Fortaleza sostiene que el total de la nómina en asesores es de $595,162.97, $138,102.37 menos que el pasado gobierno. Pero no incluye algunos salarios como el del director de la Oficina de Asuntos Municipales, Omar Negrón, quien, a su vez, es asesor en ese tema. Villafañe dijo que Negrón cobra $9,000 mensuales o $108,000 anuales.

Otro que cobra como asesor es el secretario de Hacienda, Raúl Maldonado, quien devenga $165,000 al año, cuando el puesto en Hacienda es de $106,400. Esto, sin embargo, contrasta con lo que ingresaba el asesor de la pasada administración en temas relacionados con Hacienda. Contrario a un jefe de agencia, los asesores no tienen topes salariales establecidos por ley.

Con este panorama, el secretario de la Gobernación justificó las alzas al decir que, al momento de reclutar para el gabinete ejecutivo, buscaban “calidad” y que el gasto “global” no se exceda.

Reconoció que estos aumentos hacen más difícil que el pueblo entienda el mensaje de austeridad que transmite el gobierno y de que todos deben sacrificarse. “Definitivamente, la vasta mayoría de la población no gana esos salarios y le puede resultar chocante. Eso yo lo comprendo”, dijo.

“Yo lo que pido al pueblo es que nos juzgue por el resultado”, abundó.

Además, dijo que a aquellos funcionarios que requerían un salario más elevado al de su antecesor se les asignaron dos o más posiciones en el gobierno. Ese es el caso de Manuel Laboy, quien devenga $140,000 anuales por estar al mando del Departamento de Desarrollo Económico y Comercio (DDEC) y la Compañía de Fomento Industrial. Su antecesor en el DDEC, Alberto Bacó, ganó $120,000 al año.

Otra con multiplicidad de labores en el gobierno es Glorimar Andújar Matos, secretaria de la Familia, administradora de Familias y Niños y de Desarrollo Económico de la Familia.

El Departamento de la Familia y la DDEC son las próximas agencias a ser consolidadas para lograr ahorros y eficiencia.


💬Ver 0 comentarios