Méndez dijo que el dinero estaba disponible, pero la JSF no lo liberará por ahora. (GFR Media)

Los contratistas en la Cámara de Representantes, que vieron su último cheque de nómina en diciembre y fue por labores realizadas en octubre, no cobrarán un solo centavo hasta abril, dijo esta mañana el presidente del cuerpo legislativo, Carlos “Johnny” Méndez.

En un aparte con El Nuevo Día, Méndez indicó que dialogó ayer sobre el tema con la directora ejecutiva de la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), Natalie Jaresko, quien le indicó que para abril la Cámara tendría disponible $1 millón de la retención de 5% a la remesa mensual que se les hace a todas las dependencias gubernamentales. Así, Méndez indicó que cualquier contratista que no pueda esperar hasta esa fecha para recibir su paga, está libre de buscar otro empleo.

“Los contratistas son contratistas y están en la libertad de rescindir el contrato y buscar otras opciones de empleo. Tengo que darles prioridad a los empleados de la Cámara, le tengo que dar prioridad al beneficio marginal del plan médico. Los contratistas, hay un compromiso de que lo que han trabajado y facturado se les va a pagar”, explicó.

“Ya es una opción del contratista si quiere permanecer dándole servicios a la Cámara o buscar otra función”, agregó.

El Nuevo Día ha hablado desde diciembre con múltiples contratistas, tanto de mayoría como de minoría, que se sienten asfixiados ante la falta de pagos por sus servicios. De hecho, algunos contratistas han tenido que dejar ir personal subcontratado, mientras que otros han recordado las horas que trabajan o laboran desde sus casas.

En diciembre, el administrador de la Cámara de Representantes, Moisés Cortés, envió sendas cartas a Jaresko solicitando que la Cámara tuviera acceso a unos fondos no utilizados de años anteriores y a $246,325 que corresponde a la retención de la remesa por el primer cuatrimestre del año fiscal en curso. Jaresko le contestó que se estableció como política el que fondos no utilizados de años fiscales anteriores no estarían disponibles y también le dijo que la remesa retenida sería liberada durante el último trimestre del año fiscal si para febrero el gobierno cumplía con los estimados de ingresos proyectados.

Desde el presupuesto del año fiscal 2016-2017 al vigente, la JSF le ha recortado a la Asamblea Legislativa $61.1 millones.

“El presupuesto de la Cámara ha sido reducido a la mitad. Hemos congelado todas las plazas de empleados y hemos reducido el número de contratos y el número de empleados, pero aún así la JSF nos está reteniendo en cada remesa el 5% adicional y ese es el monto que puede afectar la nómina, los beneficios marginales y el área de contratos. Tengo que hacer un balance todos los meses de a quién le pago, le pago a los empleados, el plan médico o le pago a los contratistas y la evaluación que estoy haciendo es que prefiero pagarles a los empleados el plan médico y cuando recibamos la remesa completa, que va a ser casi $1 millón, vamos a satisfacer el pago de los contratistas”, dijo Méndez.

El líder legislativo rechazó que, tomando en consideración las políticas de la JSF, no tomara las medidas necesarias para evitar la insuficiencia de fondos.

“El presupuesto está. Lo que pasa es que la JSF nos está reteniendo el 5% adicional. El dinero está disponible, no es que nos excedimos. El dinero está disponible, pero la JSF no lo entregará hasta abril”, dijo Méndez.


💬Ver 0 comentarios