El resultado de la prueba, de cada funcionario, deberá conocerse por lo menos 24 horas antes del inicio del proceso electoral o de votación en que trabajarán. (Ramón “Tonito” Zayas)

El senador por el Partido Nuevo Progresista (PNP), William Villafañe, presentó una resolución que ordenaría a la Comisión Estatal de Elecciones (CEE) a realizar pruebas de COVID-19 a todos los funcionarios electorales que rindan servicios durante los eventos electorales que se llevarán a cabo este año.

La Resolución Conjunta del Senado 543 establecería que las pruebas deben realizarse antes y después de cada evento, requeriría la disponibilidad de artículos de protección e higiene para laborar en los centros de votación y autorizaría el pago de un estipendio de $100 a los funcionarios de colegio para gastos de alimentación, hidratación, transportación y otros relacionados a su colaboración.

La medida necesita el visto bueno del Senado y la Cámara baja, al igual que la firma de la gobernadora Wanda Vázquez Garced.

“La democracia no puede aplazarse. Existen mecanismos de prevención que ayudan a que los procesos de votación fluyan con un nivel de riesgo mucho menor. Entre las iniciativas preventivas se destacan la realización de pruebas y el rastreo de contagios. Es pertinente aplicar estas acciones en los procedimientos electorales que llevaremos a cabo en los próximos meses”, sostuvo Villafañe mediante comunicación escrita.

El resultado de la prueba, de cada funcionario, deberá conocerse por lo menos 24 horas antes del inicio del proceso electoral o de votación en que trabajarán. Si el resultado de la prueba previa al evento o actividad electoral es positivo se le notificará inmediatamente a la persona y al Departamento de Salud para que reciba las debidas atenciones, cuidados y tratamientos.

Si el resultado de la prueba posterior al evento o actividad electoral es positivo se le notificará inmediatamente a la persona y al Departamento de Salud para que reciba las debidas atenciones, cuidados y tratamientos. Asimismo, la CEE proveerá inmediata y confidencialmente, al Departamento de Salud la información de las personas que interactuaron con el funcionario infectado durante el proceso electoral correspondiente, solo para fines de rastreo y prevención de contagios consecuentes.

Del mismo modo, la medida establecería que cada funcionario de colegio será suplido con, por lo menos, dos mascarillas y cinco guantes desechables. En los centros de votación no podrá faltar líquido desinfectante disponible y suficiente para todos los electores. De igual manera, se mantendrán desinfectados, cada vez que se utilicen, todos los materiales de uso común en el centro de votación. La CEE deberá establecer, por acuerdo, un mecanismo alterno, de menor riesgo, al entintado de dedos para evitar la duplicidad de votos.

Los eventos electorales en Puerto Rico tienden a congregar a cientos de personas en un mismo centro de votación. “Los funcionarios de colegio son las personas que, sin remuneración especial, interactúan con la totalidad de los que asisten y participan de la votación. Al mismo tiempo, es necesario incentivar la disponibilidad de funcionarios de colegio. Para ello, es meritorio garantizarles un ambiente seguro y cubrir sus gastos relacionados al día del evento, evitando riesgos innecesarios”, añadió el senador.

“El año 2020 tiene una agenda electoral cargada. Restando casi la mitad del año, quedan pendiente votaciones tan importantes como las primarias y la elección general. Asimismo, permanecen vigentes y pendientes votaciones sobre la primaria presidencial demócrata y la elección especial para llenar una vacante en el Senado”, resaltó Villafañe.


💬Ver 0 comentarios