Carlos Delgado Altieri, actual alcalde de Isabela. (Teresa Canino Rivera)

El candidato a la gobernación por el Partido Popular Democrático (PPD), Carlos “Charlie” Delgado Altieri, afirmó hoy, lunes, que entre las primeras cosas que hará su gobierno de resultar electo será cancelar el contrato de privatización de la transmisión y distribución de la energía eléctrica con LUMA Energy.

“Entendemos que hay buenos elementos legales y procesales que son suficientes para declarar la nulidad del contrato sin penalidad para el gobierno”, indicó Delgado Altieri en una conferencia de prensa celebrada en las afueras de la sede de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE).

Reiteró, sin embargo, que aún si paga la penalidad por la cancelación, sería menos oneroso que mantener vigente la contratación por 16 años, según establece el acuerdo.

La cancelación del contrato pudiera representar $5 millones mensuales por los primeros 12 meses, además de reembolsar los gastos que, según las facturas ya sometidas, podría rondar los $14 millones por mes, dijo Delgado Altieri.

“Le cuesta menos al pueblo de Puerto Rico cancelar el contrato que terminar pagando $540 millones o más durante los próximos cuatro años”, postuló el alcalde de Isabela por los últimos 20 años. El costo del contrato por los 16 años asciende a casi $2,000 millones. Este acuerdo le cede a Luma Energy la potestad de administrar los fondos federales para la reconstrucción de la red eléctrica sin que la compañía aporte dinero para la inversión.

El candidato popular recordó que el contrato también deja desprovistos de sus salarios y pensiones a 6,000 empleados de la AEE y 11,000 jubilados de la corporación pública, respectivamente.

Frente a un grupo de empleados unionados y jubilados, Delgado Altieri mencionó que su postura es en contra del “neoliberalismo, que cree que la privatización es la panacea para todos los males”, pero aclaró que en la infraestructura de generación existe margen para la privatización, pues el gobierno no tiene margen prestatario ni liquidez para asumir la inversión requerida para esta infraestructura.

Delgado Altieri estuvo acompañado por el comité que creó para propósitos de la evaluación de este contrato: Frank Zorrilla, Ivelisse Sánchez, Pedro Irene Maymí, el CPA Héctor Rosado, el licenciado Jesús Rabell y el ingeniero Guillermo Riera.

Entre sus propuestas, mencionó que creará un grupo de académicos y profesionales para evaluar las transacciones y diseñará un procedimiento para reclutar y evaluar a los empleados bajo el principio de mérito.

Reacciona Pierluisi

Por su parte, el candidato a la gobernación por el Partido Nuevo Progresista (PNP), Pedro Pierluisi Urrutia, reaccionó diciendo que cancelar el contrato tendría implicaciones para el ambiente de negocios y “buen nombre de Puerto Rico”.

“Lo que hay que hacer es identificar las áreas en las que ese contrato tiene que ser modificado”, reaccionó el excomisionado residente en Washington D.C.. Pierluisi Urrutia mencionó que exigirá que se garantice que no haya aumento tarifario, se respete los derechos adquiridos de los trabajadores, se proteja el sistema de pensiones y se permita que empresas locales participen en la reconstrucción.

Mientras, el director de la Autoridad para las Alianza Público-Privada (AAPP), Fermín Fontanés, defendió el contrato negociado por su oficina al asegurar que busca combatir “uno de los problemas que hemos tenido históricamente: la falta de estabilidad gerencial por los cambios de gobierno”. “De Casa Blanca y el Congreso todo el mundo está bien contento de que esto se dio. La AEE no tiene credibilidad en el Congreso ni en las agencias (federales) por su historial”, agregó.

El candidato popular mencionó que “si el propio gobierno hace representaciones (en el exterior) de que es un caos”, pues claro que el gobierno federal querrá remover el control a la AEE.