Hemiciclo de la Cámara de Representantes. (GFR Media)
Hemiciclo de la Cámara de Representantes. (GFR Media)

Por encima de las advertencias de ciertos grupos de interés que han cuestionado su contenido o fallas en el proceso de evaluación legislativa, la Cámara de Representantes concurrió hoy, jueves, con las enmiendas introducidas al Código Civil, lo que significa que en cualquier momento el proyecto sería enviado a la gobernadora Wanda Vázquez para su firma.

Tan reciente como anoche, Vázquez publicó en su cuenta de Twitter que evaluará la pieza legislativa cuidadosamente. Alegó que durante la evaluación en el Senado, que aprobó el proyecto, se incluyó lenguaje sugerido por La Fortaleza "para garantizar la permanencia de los derechos ya logrados", refiriéndose a derechos de las mujeres y lo relacionado a los certificados de nacimiento. 

Organizaciones como el Colegio de Abogados y Abogadas, el Comité Amplio para la Búsqueda de Equidad (CABE), Matria y Puerto Rico Para [email protected] levantaron diferentes argumentos para que la Cámara no concurriera con los cambios del Senado. Por ejemplo, que esta versión del Código no fue llevada a vistas públicas y que su versión final no se ha hecho pública de manera legible. 

El portavoz de la mayoría en la Cámara, Gabriel Rodríguez Aguiló, presentó poco después del mediodía la medida en el hemiciclo con la intención que el cuerpo legislativo concurriera mientras legisladores como el popular Luis Vega Ramos exigían que la medida fuera llevada a discusión. Rodríguez Aguiló le ripostó que las concurrencias no son debatidas. El representante por el Movimiento Victoria Ciudadana, Manuel Natal, entonces solicitó que se llevara a votación una moción para que la medida fuera debatida, pero fue derrotada con 13 votos.

En un aparte con la prensa, Vega Ramos insistió en la necesidad de que se debatiera la medida, que fue certificada como recibida en la Cámara a las 12:04 p.m. para ser aprobada seis minutos más tarde, sin que el país tuviera acceso a un documento limpio con todas las enmiendas introducidas por el Senado y en momentos en que el país no puede manifestarse masivamente debido al COVID-19.

"Esto es una gran irresponsabilidad. Este Código es sumamente ambiguo con las enmiendas que se introdujeron en el Senado como la maternidad subrogada, que pienso la deja sin efecto", dijo Vega Ramos al referirse a que se autoriza esta práctica, sujeto a otros artículos en el Código que no fueron incluidos. "Al no estar los artículos que la autorizan, queda desautorizada", agregó al recordar que el Código Civil prohíbe la contratación o la remuneración en estos casos.

También criticó que se deje en manos de los tribunales la interpretación de los artículos referentes a los derechos otorgados al concebido, pero no nacido y sobre el artículo sobre el cambio de género en certificados de nacimiento.

"Le pone unos requisitos procesales adicionales y onerosos que permitiría que un gobierno que no crea en la equidad trate de obstaculizar por la vía procesal un derecho ya reconocido", dijo.

Vega Ramos argumentó que la gobernadora debe vetar la medida. "Dijo que si no había retrocesos en derechos fundamentales, lo firmaba y que si lo había, no... este Código Civil pone en riesgo conquistas de derechos civiles y humanos sumamente importantes para las mujeres, la comunidad LBGTTIQ, los derechos reproductivos, la intimidad de los seres humanos y para personas en relaciones contractuales con otras personas".

Por su parte, el portavoz independentista Denis Márquez, opinó que se concretizó una "irresponsabilidad legislativa" al aprobarse una medida que no fue a vistas públicas. El proyecto que sí pasó por dicho proceso fue el proyecto original, pero la versión aprobada hoy es un proyecto sustitutivo al que se le agregaron cambios en Cámara y luego en el Senado.

"Es una soberana irresponsabilidad y un crimen a la sociedad el que apruebes la legislación más importante de las relaciones humanas en todos los ámbitos de esta forma", dijo Márquez. "Estoy augurando problemas en los tribunales porque en la medida en que apruebas un Código Civil que tienes que dar tantas explicaciones de algunos artículos, significa que no está clara la letra de la ley y esto va a terminar en conflictos en los tribunales. Y siguen haciendo cosas confusas para no reconocer derechos de la sociedad del siglo 21".

Preguntado sobre qué debe hacer la gobernadora con el proyecto, Márquez aclaró que la discusión sobre el Código Civil debe retomarse el cuatrienio que viene, pero que este proyecto debe ser vetado. "Hay un reclamo del país de que no se aprobara y que tampoco se hiciera de esta forma, pero prevaleció la visión conservadora y de unos sectores del país".

Natal, por su parte, criticó que se haya aprobado el proyecto en medio de la pandemia del COVID-19.

"Esto afecta todas nuestras vidas y el Senado estuvo cerca de un año sentado encima del proyecto y no hizo absolutamente nada. No había razón alguna para esperar a la situación que atraviesa Puerto Rico para pasar esta medida", sostuvo. "El proyecto tiene muchísimos errores por la prisa con la cual legisló el Senado y va a ser objeto de litigios en muchísimas áreas sobre todo lo que tiene que ver con los derechos de las comunidades contra las cuales esta administración ha discriminado".

Natal, al igual que Vega Ramos, sostuvo que no le han abierto las puertas a la maternidad subrogada ya que, si bien se incluyó como excepción a la prohibición a la contratación privada del cuerpo "se dijo que se definiría en otros artículos y no lo hicieron", indicó.

En cuanto al matrimonio igualitario, advirtió que el uso de la palabra "personas", sin una definición más clara, podría dar paso a posturas previamente adoptadas por el Tribunal Supremo de Puerto Rico como cuando dejó fuera a los integrantes de la comunidad LBGTTIQ o personas que mantuvieran una relación extramarital de la aplicación de las protecciones de la Ley de Violencia Doméstica.

"Hay un sinnúmero de objeciones en contenido que eran razón suficiente para detener el proceso", dijo.

Entre otras cosas, el Código Civil propuesto le reconoce ciertos derechos al concebido, pero no nacido y defensores de los derechos reproductivos de las mujeres han señalado que su lenguaje podría vulnerar en el futuro el derecho jurisprudencial al aborto.

Durante la sesión del Senado del lunes se le añadió un lenguaje al artículo de los derechos del no nacido y lee: “Los derechos que se reconocen al nasciturus están supeditados a que este nazca con vida y no menoscaban en forma alguna los derechos constitucionales de la mujer gestante a tomar decisiones sobre su embarazo”. 

Sin embargo, en el informe positivo de la medida en la Cámara, dice lo siguiente: "Por eso varios artículos del nuevo Código consideran a todo ser humano, desde el mismo momento de la fecundación, como persona, con todos los derechos fundamentales que los distingue".

Durante la sesión del Senado del lunes se le añadió un lenguaje al artículo de los derechos del no nacido y lee: “Los derechos que se reconocen al nasciturus están supeditados a que este nazca con vida y no menoscaban en forma alguna los derechos constitucionales de la mujer gestante a tomar decisiones sobre su embarazo”. 

Sin embargo, en el informe positivo de la medida en la Cámara, dice lo siguiente: "Por eso varios artículos del nuevo Código consideran a todo ser humano, desde el mismo momento de la fecundación, como persona, con todos los derechos fundamentales que los distingue".

El Senado y la Cámara coincidieron en mantener el lenguaje que establece que en el acta de nacimiento original no se autorizarán enmiendas sobre el sexo de nacimiento de una persona, pero que el tribunal podrá autorizar al registrador a realizar una anotación al margen de la inscripción original del sexo. Este lenguaje, según críticos, choca con jurisprudencia federal. 

El lunes, no obstante, se incluyó un texto lee: “nada de lo aquí instituido menoscaba el proceso establecido en los casos de una solicitud para que se refleje un cambio de género en la certificación de nacimiento”. Se indica que estas solicitudes se acompañarán por un pasaporte, la licencia de conducir o una certificación emitida por un profesional de la salud que tenga una relación médico paciente con el solicitante. “En estos casos el registro deberá expedir la certificación, salvaguardando los derechos a la privacidad”.

El presidente de la Comisión de Derecho Civil del Colegio de Abogados y Abogadas, José Javier Lamas, y la presidenta del Movimiento Victoria Ciudadana, Ana Irma Rivera Lassén, han advertido sobre el peligro de que se incluya lenguaje que aparenta ser contradictorio en el Código Civil.

El Código Civil irá a La Fortaleza manteniendo la prohibición de la clonación reproductiva, pero se elimina la prohibición a lo que se conoce como "prácticas eugenésicas dirigidas a la selección de genes, sexo o caracteres físicos o raciales de los seres humanos", que impulsaba la Cámara. 

En cuanto al tema de la maternidad subrogada, se mantiene la disposición de que el cuerpo no puede ser objeto de "contratación privada", pero se aclara que se verán como excepciones la donación de órganos, células, tejidos, gametos, embriones y maternidad subrogada, a menos que una ley disponga lo contrario. Sí, prohíbe la remuneración económica por la donación de sangre, órganos o plasma.