Alexandra Lúgaro, al centro, presenta el programa de gobierno del Movimiento Victoria Ciudadana. Le acompañan, desde la izquierda, Zayira Jordán Condán (candidata a la Comisaría Residente), Rafael Bernabe (candidato al Senado), Ana Irma Rivera Lassén (candidata al Senado) y José Bernardo Márquez (candidato a Representante). (ELNUEVODIA.COM)

Con prioridad sobre lo que describieron como una agenda urgente, el Movimiento Victoria Ciudadana (MVC) presentó este lunes un programa de gobierno en el que detallan sus objetivos a corto, mediano y largo plazo, reconociendo que se trata de una transformación que requiere más de un cuatrienio, pero con la certeza de que han pisado en el terreno electoral para prevalecer como fuerza política.

“Puerto Rico tiene muchos problemas importantes y cuando vamos a las comunidades vemos que hay tantas situaciones importantes, pero hay unas muy particulares que son urgentes”, argumentó Alexandra Lúgaro, candidata a la gobernación por el MVC.

“La protección de nuestras pensiones es urgente, la protección de la Universidad de Puerto Rico es urgente, el enfrentar a la Junta de Control Fiscal y las medidas de austeridad es urgente, el trabajar en nuestra educación pública, el poder enfrentar el COVID, el poder trabajar con la protección de los pequeños y medianos comerciantes que hoy están a punto de colapsar por la ineficiencia e incompetencia del gobierno, el poder enfrentar la corrupción, esas son las cosas urgentes y eso es lo que está contenido en nuestra agenda”, sostuvo.

La plataforma de gobierno que lleva el nombre de “¡Victoria Ciudadana!” fue aprobada el pasado 4 de octubre mediante una Asamblea Nacional virtual, donde los afiliados del Movimiento pudieron participar y aprobar el documento.

En la redacción del documento –que tomó unos ocho meses– participaron alrededor de 200 personas bajo estructura organizativa que lleva por nombre “Red de Redes” y que incluyó expertos en las diversas áreas temáticas, así como decenas de líderes comunitarios, docentes, sindicalistas, ambientalistas, feministas e integrantes de movimientos diversos de derechos humanos. El programa, aseguró Lúgaro, se diferencia de los planes que típicamente han presentado el Partido Nuevo Progresista y el Partido Popular Democrático, “llenos de promesas huecas, vacías”.

“Victoria Ciudadana ha sentado las bases para mirar hacia el futuro. Aquí tenemos un programa que no es diseñado por una élite, tenemos un programa que viene desde abajo, un proceso participativo del que no solo Victoria Ciudadana debe estar orgulloso, sino que todo Puerto Rico debe estar orgulloso”, afirmó Zayira Jordán Conde, candidata del MVC a la comisaría residente en Washington.

Entre los principales objetivos del plan está “diversificar la economía, producir más y aumentar empleos para un crecimiento económico de calidad, encaminar el proceso de descolonización de Puerto Rico, reducir la dependencia, incrementar la soberanía alimentaria, asegurar servicios esenciales de excelencia, regenerar la confianza y recuperar las instituciones públicas, sanear la política, eliminar la corrupción y la ineficiencia, incrementar recursos para necesidades apremiantes, reducir progresivamente y las desigualdades, afirmar la cultura y asegurar la participación ciudadana”, enumeró la presidenta del Movimiento, Ana Irma Rivera Lassén.

“¿En qué se diferencia este programa de los otros programas partidistas? Esta es una propuesta seria para gobernar al país basada en un diagnósticos científico, riguroso, multidisciplinario de la realidad de Puerto Rico”, afirmó la presidenta de MVC.

Al iniciar la lectura del programa, el primer capítulo detalla su propuesta para combatir la corrupción, mediante un “gobierno abierto, transparente, ágil, eficaz y eficiente”. El plan de gobierno también define una estrategia de desarrollo comunitario como antídoto para combatir la pobreza y las desigualdades; una estrategia económica que busca impulsar el cooperativismo y la recuperación de la infraestructura colapsada en la isla; y una ruta hacia la inclusión de género, la justicia y el reconocimiento pleno de la diversidad.

Asimismo, enumera políticas contra el racismo y la xenofobia; plasma su propuesta de cubierta de salud universal; propone un proceso de rehabilitación y reinserción social de las personas privadas de la libertad desde una perspectiva salubrista y de despenalización; un plan ecológico para un país sustentable y renovable; y la inclusión de la diáspora puertorriqueña como “fuerza decisiva en el proceso de descolonización y la reconstrucción de Puerto Rico”.

Lúgaro describió el plan como una zapata necesaria para encaminar los cambios que el Movimiento propone. “Es un programa donde las personas pueden entender que nosotros tenemos una visión muy clara del país que queremos construir para que el colectivo mejore. En la medida en que todos nos levantamos, las personas en su calidad individual también van a ver mejoría”, manifestó.

Otro asunto que destacaron los líderes del grupo es que el plan que presentaron define cómo ejecutarán sus propuestas, los fondos necesarios para ello y si se trata de medidas que son posibles a corto, mediano o largo plazo.

“El programa reconoce que hay unas medidas que no se han implementado en el país por inercia política, por intereses políticos, pero que son muy fáciles de implementar dentro del marco gubernamental vigente, como las prohibiciones a donativos departe de contratistas gubernamentales, limitaciones al cabildeo de parte de funcionarios gubernamentales de alto nivel, limitaciones al nepotismo en el Gobierno de Puerto Rico, entre otros temas”, explicó José Bernardo Márquez, candidato por acumulación a la Cámara de Representantes.