El hombre fue citado para hoy a las 9:00 a.m. a la sede del CIC en Carolina. (GFR Media)

Uno de los sospechosos de la balacera del sábado en Canóvanas que dejó el saldo de una mujer muerta y tres heridos, fue arrestado esta tarde luego de que no acudiera a la sede del Cuerpo de Investigaciones Criminales (CIC) en Carolina, donde estaba citado a las 9:00 de la mañana.

La información fue confirmada por el director del CIC, Carlos Nazario a El Nuevo Día. La Fiscalía presentaría una denuncia hoy mismo ante un juez, para la radicación de cargos contra el individuo identificado como Christopher Quiñones.

“En horas de la mañana me comuniqué con el licenciado Gabriel Vázquez, que asumió la representación de Christopher, me informó que iba a hacer las gestiones para comparecer, pero no ha comparecido”, indicó el sargento Orlando Torres, director de Homicidios de Carolina, en declaraciones a El Nuevo Día.

Torres adelantó que la denuncia para la radicación de cargos sería por presuntas violaciones a Ley de Armas.

“Ayer estuvimos todo el día continuando con la investigación y sí, tenemos ya suficiente evidencia”, sostuvo el sargento.

Indicó que, por el momento, no habría una denuncia por homicidio, aunque aseguró que la investigación continúa y que la Policía ha recibido confidencias que son parte de la investigación.

“En esta etapa todavía no (se radicarán cargos por homicidio), estamos en la etapa muy preliminar, estamos sí continuando con la investigación”, manifestó. Sobre el resto de los involucrados en la balacera, Torres también adelantó que como parte de las confidencias que investigan hay información relacionada a otros individuos además de Quiñones.

“Se ha recibido unas confidencias que estamos corroborando”, apuntó.

“Estamos todavía en la etapa de preparar la denuncia y que el mismo fiscal formule las denuncias y se va a presentar ante el magistrado”, añadió. 

Quiñones es uno de los sospechosos de la balacera de carro a carro que inició en la PR-185 y que terminó en la calle Autonomía, en Canóvanas, cerca del residencial Jesús T. Piñero y una agencia hípica, en hechos ocurridos el sábado.

En el trayecto, un menor de edad que estaba en una piscina fue herido en la urbanización Ciudad Jardín, en el mencionado municipio, mientras que en la agencia hípica fueron baleados dos hombres y María Ayala Robles, de 54 años, quien falleció.

El director del CIC dijo más temprano a este medio que aún no existe un móvil claro sobre la balacera, aunque indicó que la investigación preliminar apunta a que se trata de rencillas personales.

“Se presume que son rencillas personales entre dos grupos. El motivo no lo tenemos, pero obviamente hay rencilla entre dos personas, cada cual tiene su grupo”, estableció.

Según Nazario, el hombre había sido arrestado en el Centro Médico de Río Piedras, donde fue atendido por también resultar herido tras el incidente, pero fue puesto en libertad luego que la Fiscalía determinó que al momento no existían los elementos suficientes para mantenerlo bajo custodia.

“Este es un joven que está implicado en la balacera que no tiene récord criminal, pero sí es sospechoso de varios incidentes criminales en la zona de Loíza y Canóvanas”, explicó Nazario.

Sobre un vídeo del sospechoso que se filtró a través de las redes sociales, Nazario dijo que las imágenes son parte de la pesquisa y que en efecto se trata del hombre.

“En ese vídeo él aparece haciendo unas manifestaciones, lo único que te puedo decir que ese es Christopher Quiñones”, confirmó el oficial.

En las imágenes se aprecia al sujeto herido y lanzando unas amenazas contra sus adversarios. "Se van a quedar con las ganas [email protected]#$%^$, los voy a reventar”, dijo el hombre en el vídeo. 

Por otra parte, Nazario indicó que el menor de edad herido permanece en condición estable al igual que uno de los hombres heridos, pero el otro está en condición delicada.

La mujer era empleada del Municipio de Canóvanas

Ayala Robles era empleada de mantenimiento del Municipio de Fajardo, confirmó la alcaldesa de este pueblo, Lorna Soto, quien a su vez lamentó el incidente.

“María era empleada nuestra por casi 15 años, una persona que siempre estaba alegre y siempre estaba recibiendo a todo el mundo con mucho cariño y amor”, dijo la ejecutiva municipal en una entrevista radial (WKAQ - 580 AM). 

Soto indicó que los responsables de la balacera tuvieron a Canóvanas secuestrado por casi 55 minutos, por lo que el crimen no puede quedar impune.

La alcaldesa describió que además de Ayala Robles y los heridos, en el lugar del incidente un anciano también resultó perjudicado luego que se tiró de su vehículo cuando escuchó los disparos y su carro prosiguió la marcha hasta chocar con un transformador de energía eléctrica.

Asimismo, Soto dijo que varios establecimientos cerca de la escena del crimen presentaban impactos de bala.

“La realidad es que la gente estaba en pánico en nuestro municipio el pasado sábado”, apuntó la ejecutiva municipal.

Por otro lado, Soto indicó que había evidencia suficiente para que la Policía dejara bajo arresto al sospechoso, ya que varios ciudadanos suministraron vídeos y un arma de fuego fue localizada en el establecimiento de la alcaldía.

“Yo entiendo que por lo menos 36 horas lo pudieron dejar investigando”, sostuvo.  


💬Ver 0 comentarios