Al momento de ser intervenido, contra Ángel Luis Santiago Dávila pesaba una orden de protección expedida por un tribunal de Juncos y que le prohibía poseer un arma de fuego. (Archivo)

La Fiscalía Federal acusó a un hombre de poseer un arma de fuego en violación a las disposiciones de una orden de protección que pesaba en su contra por un caso de violencia de género.

De acuerdo a la investigación del Negociado de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF, por sus siglas en inglés), agentes del Negociado de la Policía intervinieron, el 29 de marzo, con Ángel Luis Santiago Dávila y otro hombre que se encontraban sentados en el baúl abierto de un vehículo BWM estacionado en una playa en Yabucoa.

Durante la interacción con ambos hombres, uno de los agentes se percató de la presencia de un arma de fuego en el automóvil, y al realizar una búsqueda, ocupó un rifle tipo AK con un peine cargado con 30 balas, al igual que otras 30 municiones calibre 7.62 milímetros (mm).

Al momento de ser intervenido, contra Santiago Dávila pesaba una orden de protección expedida por un tribunal de Juncos y que le prohibía poseer un arma de fuego.

De ser encontrado culpable, Santiago Dávila podría recibir una condena de 10 años en prisión.

💬Ver comentarios