Ana Esther Ponce, al centro, en el cuartel de la Policía Turística en Punta Las Marías, en San Juan.
Ana Esther Ponce, al centro, en el cuartel de la Policía Turística en Punta Las Marías, en San Juan. (Pablo Martínez)

“Todos los días hay que decirle a las personas que queremos que los queremos, porque no sabemos si ese será el último día”.

Con ese mensaje la legisladora municipal de Humacao por el Movimiento Victoria Ciudadana, Ana Esther Ponce Rosa, exhortó hoy, jueves, a la población a aprovechar cada oportunidad para valorar su vida puesto que con la tensa experiencia de secuestro que vivió ayer comprobó que todo puede cambiar en tan solo un momento.

Ponce Rosa se convirtió ayer en la segunda mujer en la isla para quien se activa una Alerta Rosa luego de que se comprobara que fue secuestrada y su vida corría peligro. Los hechos ocurrieron en el Laboratorio Clínico Millenium, frente a Plaza Palma Real en Humacao, mientras la legisladora esperaba su turno para realizarse unos exámenes.

“Ayer me sentí dentro de todo bajo control, pero hoy yo me siento que me duelen los músculos. Ahora es que siento toda la tensión como si hubiera hecho ejercicio”, manifestó en entrevista radial (WKAQ 580).

La legisladora aprovechó la oportunidad para denunciar los problemas sociales que repercuten en que algunas personas cometan actos como los que ella vivió ayer.

“Me doy cuenta, también, que este país necesita más educación. Estas personas no nacen pensando que ‘yo voy a ser un maleante’. Yo creo que la vida los lleva a eso y eso nos tiene que importar a todos como país. Necesitamos más educación y más oportunidades para la gente”, señaló Ponce Rosa.

Añadió que dentro del miedo y tensión del momento que vivió con su secuestrador, se mantuvo hablando con el hombre en el trayecto, aunque no abundó en los detalles de las conversaciones que sostuvieron, para no afectar la investigación en curso.

“Yo sabía que se iba a alertar y antes de yo montarme miré al laboratorio y me di cuenta que se estaba llamando a la Policía. Sabía que todo se iba a mover hacia buscarme. En todo momento lo que intenté hacer fue buscar la humanidad de la persona y tratar de llegar a él de esa forma y de que sintiera empatía. Yo dejé a mi mamá de 97 años dormida para ir a hacerme unos laboratorios muy cerca de mi casa. Así que hacia eso fui tratando de que entendiera la situación. Que soy madre de tres hijos, abuela de siete nietos, de que yo quería ver a mis hijos y mis nietos nuevamente, y que yo iba a colaborar y que confiaba en que me respetara la vida”, contó emocionada.

Ponce Rosa reconoció que temió por su vida desde el momento en que el hombre le exigió que se montara en su vehículo de motor para él salir del lugar.

La legisladora fue hallada cerca de Ocean Park, en San Juan, donde un hombre le prestó su teléfono para que ella llamara a su hijo y, posteriormente, la llevó al cuartel de la Policía en la calle Loíza.

“Él (el hombre que la ayudó) me dijo: ‘Usted no se puede quedar aquí, esto no es seguro. Déjeme llevarla al cuartel de Llorens’. Al principio yo dije que sí que parecía serio, pero volverme a montar otra vez con otras personas, pero yo dije: ‘Bueno el rayo no cae dos veces en el mismo sitio’. Así que me monté con él. Él me puso una gorra y unas gafas y me llevó a la estación de Policía de Llorens y la verdad es que fue un alivio grandísimo porque ya estaba la alerta rosa y sentir los abrazos de los compañeros policías fue bien reconfortante, de verdad”, expresó Ponce Rosa.

A eso de las 5:00 p.m., la Policía confirmó que el secuestrados fue capturado por oficiales tras internarse en un área boscosa del barrio Buena Vista en Cayey, donde también se ocupó el vehículo.

Una foto del hombre fue compartida por la Uniformada. El individuo fue descrito como de tez trigueña y vestía una gorra negra, mahón azul y jacket color gris.

El Negociado federal de Investigaciones (FBI, en inglés) asumió la investigación del caso por tratarse de un carjacking y secuestro.

💬Ver comentarios