Dos presuntos depredadores sexuales fueron ingresados a la cárcel federal de Guaynabo. (GFR Media)
La cárcel federal de Guaynabo. (GFR Media)

El juez presidente del Tribunal Federal en Puerto Rico, Gustavo Gelpí, aseguró este jueves que la cárcel federal en Guaynabo no puede recibir más reos desde Estados Unidos luego de que se confirmaron otros casos positivos de COVID-19 en la institución penitenciaria.

De acuerdo con unas expresiones del magistrado, ayer identificaron a dos arrestados adicionales infectados con el virus, mientras que esperan por los resultados de las pruebas moleculares realizadas a 54 confinados más en el Centro Metropolitano de Detención (MDC, por sus siglas en inglés).

“Ayer dos nuevos arrestos dieron positivo a COVID-19. Están en aislamiento en MDC y sus vistas iniciales ante magistrado por VTC (video-teleconferencia) se continuarán. Ayer hubo otros 4 arrestos que también se pusieron en cuarentena en MDC. Uno de ellos estaba con los otros dos (que dieron positivo). Se esperará ahora por resultados pruebas moleculares”, explicó Gelpí.

El Nuevo Día reportó el sábado que un grupo de 40 confinados fueron trasladados a la cárcel en Guaynabo desde prisiones de Estados Unidos sin que nadie lo solicitara. Ese proceso incluyó a siete reos que arrojaron positivo a COVID-19.

El juez indicó que muchas de las personas involucradas en actividades criminales tampoco podrían cumplir con las medidas de seguridad impuestas por el gobierno, por lo que al ser arrestados podrían estar contagiados con el virus y exponer al resto de la población penal.

“Por lo anterior es que MDC no puede estar recibiendo presos de otras cárceles de Estados Unidos. Como estamos viendo el número de casos positivos entre la ciudadanía en general ha subido exponencialmente, igual se estará reflejando en individuos arrestados”, estableció Gelpí.

El primer caso del virus en esta cárcel fue un hombre que fue arrestado al llegar en una embarcación desde República Dominicana con un cargamento de drogas en aguas abiertas hace dos semanas, seguido por otro que también estuvo en el área de aislamiento desde que llegaron.