En Puerto Rico se han realizado unas 582 pruebas, de las que 51 han resultado positivas a COVID-19. (EFE)
El imputado presuntamente presentó documentos falsos para obtener un beneficio.

La Fiscalía de San Juan radicó hoy cargos por el primer caso en Puerto Rico de fraude en una prueba de laboratorio de COVID-19.

Según el fiscal Orlando Velázquez Reyes, director del Centro Metropolitano de Investigaciones y Denuncias de la Fiscalía de San Juan, el suceso ocurrió el pasado 3 de mayo, cuando Carlos Rodríguez Seib, de 23 años, presentó un resultado que indicaba fraudulentamente que había arrojado positivo a la prueba con el fin de obtener un “estipendio especial” que Burger King le estaba otorgando a los empleados contagiados con el virus, informó Velázquez Reyes.

“Se dieron cuenta (que el documento era falso)”, afirmó el fiscal.

El resultado de la prueba era de los Laboratorios Borinquen, en Caguas, donde el jefe de Rodríguez Seib llamó para confirmar su validez. “La gerente (del laboratorio) nos dijo que el documento era falso, que él no era paciente de ese laboratorio”, indicó Velázquez Reyes.

Agregó que el gerencial del restaurante sospechó que el documento estaba alterado ya que no coincidía con el formato de certificaciones previas de ese laboratorio.

Al imputado le radicaron cargos por posesión y traspaso de documentos falsos, por lo cual se le impuso una fianza de $10,000. Como no se puede corroborar que él mismo falsificó el documento, no se le radicaron cargos por su fabricación o alteración, indicó el fiscal.

Velázquez Reyes advirtió que la mentira de Rodríguez Seib provocó que el restaurante tuviera que seguir el protocolo y hacer una desinfección del lugar, entre otras acciones.

“No podemos concluir que hay un patrón (de este tipo de fraude)”, señalo Velázquez Reyes, quien comentó que investigan otros posibles casos similares a nivel central del Departamento de Justicia.

El caso en cuestión, dijo, representa un delito grave por el artículo 217 del Código Penal (posesión y traspaso de documentos falsificados), el cual conlleva una pena fija de tres años.

Por su parte, Jesús Hernández, director de la Oficina de Investigaciones del Departamento de Salud, le confirmó a El Nuevo Día la semana pasada que la agencia estaba investigando varios casos de este tipo. Hoy reiteró que finalmente trascendió el primer caso por falsificación de pruebas de laboratorio COVID-19.

“La semana que viene va a haber otro grupo más de personas del mismo esquema”, anticipó.

Hernández comentó que estas situaciones le generan pérdidas económicas a las empresas o negocios donde trabajan los empleados que presentan documentos falsos para que muestren un resultado positivo del virus.

“La empresa tiene que tomar medidas cautelares, remover a sus empleados y hacer una limpieza (más profunda) cuando una persona da positivo (al virus)”, dijo al resaltar que en estos casos también se realizan rastreos de contactos para identificar las personas que tuvieron contacto con la persona presuntamente contagiada, lo que comentó también puede generar un efecto sicológico en las personas presuntamente afectadas por la situación.

Advirtió que no solo se han alterado resultados presuntamente realizados en los Laboratorios Borinquen, sino también en otros laboratorios del país. La licenciada Ilia Toledo, presidenta del Laboratorio Clínico Toledo, en Arecibo, le confirmó a este diario que Salud investigaba unos tres casos de este tipo de resultados presuntamente realizados en este centro con sede en Arecibo.

“Los laboratorios han estado muy pendientes a este asunto. Ha sido un trabajo en equipo”, dijo al pedirle a la ciudadanía que tenga información relacionada a llamar a la línea confidencial 787-522-6300.

El Nuevo Día trató de conseguir reacción de Burger King sobre este caso, pero no ha sido posible. El fiscal Velázquez Reyes notificó que el joven había sido destituido de su trabajo.

💬Ver comentarios