Los cuerpos calcinados de Serena Angelique Velázquez y Layla Peláez Sánchez fueron hallados dentro de un auto incendiado el pasado 22 de abril en Humacao. (Suministradas)

Al divulgar detalles de la confesión sobre el asesinato de dos mujeres transgénero en Humacao, las autoridades federales presentaron alegaciones de crimen de odio contra los dos jóvenes arrestados.

La denuncia del Negociado Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas inglés), ante el magistrado Marcos López, identifica a los detenidos como Sean Díaz de León y Juan Carlos Pagán Bonilla.

Según la declaración jurada del FBI, la confesión de Pagán Bonilla relata que Díaz de León decidió asesinar a las víctimas en medio del enojo que le produjo conocer que eran mujeres trans.

La agencia federal incluyó la alegación de la violación al "Hate Crimes Act", junto con los delitos de uso de armas de fuego en la comisión de un crimen y de cometer "carjacking" que resultó en la muerte de alguien, cargo que podría hacerlos elegibles para la pena de muerte.

El magistrado federal no incluyó la violación al "Hate Crimes Act" entre los delitos por los que se autorizó el arresto de Pagán Bonilla y Díaz de León, pero eso no significa que el cargo podría figurar en la acusación formal.

"La que busca un 'criminal complaint' (denuncia) es probar que estas personas cometieron un delito y que debido a eso merecen ser arrestados", explicó el licenciado Leo Aldridge.

"Lo que va a gobernar el juicio es el pliego acusatorio que emita el gran jurado en su debido momento", agregó.

Usualmente, el Ministerio Público tiene un periodo de tiempo definido por el tribunal para buscar una acusación de un gran jurado después de la comparecencia inicial, que está pautada para mañana, lunes, mediante vídeoconferencia.

La querella del FBI indica que Díaz de León se había llevado consigo una pistola 9 milímetros (mm) antes del encuentro con las víctimas.

Entonces, revela que ambas víctimas fueron baleadas antes de que sus cuerpos fueran dejados dentro de un auto que incendiaron en Humacao el pasado 22 de abril. Hasta el momento solamente se sabía públicamente del incendio como acto de agresión.

Según la declaración jurada, Díaz de León y Pagán Bonilla fueron a la residencia de las víctimas Serena Angelique Velázquez y Layla Peláez Sánchez en Las Piedras, donde socializaron durante la noche y publicaron un vídeo de ellos en la red social de Snapchat. El FBI indica que las imágenes permiten identificar sus rostros.

La querella indica que, según la confesión de Pagán Bonilla, tras sostener relaciones sexuales "Díaz estaba furioso porque ella (la víctima 2) era una transgénero y no le reveló ese hecho antes a él... Díaz le dijo a Pagán que él quería dispararle y matar a la víctima 2".

Agrega que tanto la "víctima 2", como Pagán Bonilla, intentaron calmar a Díaz de León, quien también manifestó que quería matar a la "víctima 1".

La declaración detalla cómo luego ambos planificaron llevarse a las víctimas supuestamente a comprar marihuana, pero en el trayecto Díaz de León les disparó a ambas.

"Díaz haló a Pagán a un lado y le dijo que aceptara la oferta de ellas de salir, y Díaz le dispararía a la víctima 2 y a la víctima 1 una vez llegaran a la autopista", indica la denuncia.

"Mientras estaban en el expreso PR-30, por Juncos, Díaz disparó y mató a la víctima 2 y poco después disparó y mató a la víctima 1...", agregó. "Díaz le preguntó a Pagán dónde podían disponer de los cuerpos y Pagán sugirió una localidad en Humacao".

La confesión añade que, buscaron el vehículo de Pagán y luego dejaron los cuerpos en el auto de una de las víctimas, debajo de un puente en Humacao, donde lo incendiaron.

"Pagán y Díaz llenaron el carro con basura que encontraron en los alrededores para hacerlo más inflamable y lo incendiaron con la intención de destruir cualquier y toda evidencia de su participación", detalló la querella del FBI.

Pero, los agentes federales indicaron al magistrado que dentro del auto hallaron fragmentos de casquillos de bala 9 mm.

La denuncia señala que Pagán Bonilla admitió a unas personas ser el que aparecía en el vídeo de Snapchat, mientras que al ser intervenido por la Policía admitió los hechos.

“Los crímenes de odio son especialmente reprochables debido a los efectos que tienen sobre las víctimas, sus familias, las comunidades que continuamente sufren el discrimen por razón de su género u orientación sexual, y nuestro pueblo en general,” dijo W. Stephen Muldrow, Fiscal Federal para el Distrito de Puerto Rico, en declaraciones escritas.

“Es por esto que la Fiscalía federal se compromete a utilizar todas las herramientas a su alcance para combatir los delitos motivados por este tipo de intolerancia”, agregó.

Por su parte, el director del FBI en Puerto Rico Rafael Riviere, manifestó que deseaba enviar un mensaje a los miembros de la comunidad LBGTTQ. "Hemos escuchado sus reclamos y el FBI entiende su angustia. Estamos con ustedes y luchamos con ustedes, porque Puerto Rico es de todos".

“Quiero además agradecer a los agentes de la Policía de Puerto Rico, por su gran labor. La cooperación interagencial es clave en estos casos y estamos trabajando junto para que Puerto Rico sea un lugar seguro para todos y todas”, afirmó.

Exigen que no se imponga la pena de muerte

El Comité Amplio para la Búsqueda de la Equidad (CABE) exigió hoy a las autoridades federales que no intenten imponer la pena de muerte en el caso por el doble homicidio de mujeres trans en Humacao.

"La venganza no es sinónimo de justicia. Nuestra Constitución prohíbe expresamente la pena de muerte y nuestro pueblo reafirma esa máxima. Por lo que pedimos que no se intente meter la pena capital por la cocina. Exigimos justicia para Serena Velázquez y para Layla Peláez, pero no queremos quitarle la vida a nadie", aseveró Pedro Julio Serrano, portavoz de CABE.

Por su parte, Carmen Milagros Vélez Vega, portavoz de CABE, indicó que aunque satisface a CABE que se haya arrestado a los sospechosos, "estos crímenes de odio no ocurren en un vacío. Ocurren en una victimización que se va dando y se dan las quejas, pero no vemos en la Policía de Puerto Rico un aliado y tampoco a las personas que se supone que nos defiendan desde el estado. Detrás de ellos está el discurso homofóbico y fundamentalista de que nuestras comunidades LGBTTIQ+ valen menos, y de que alguna manera somos criminales también”.

CABE se opone a la pena de muerte "en todos los casos, sin excepción, independientemente del delito del que se trate, de las características del delincuentey del sistema de ejecución utilizado por el Estado. La pena de muerte viola el derecho a la vida y es la forma más extrema de pena, cruel, inhumana y degradante. La pena de muerte no resuelve nada. Inyectando violencia no vamos a terminar con la criminalidad", dijo Osvaldo Burgos, portavoz de CABE.

Por último, los portavoces de CABE exigieron que las autoridades estatales y federales esclarezcan los restantes siete casos de personas LGBTTIQ+ que han sido asesinadas en los pasados 15 meses.

Los casos sin resolver responden a los asesinatos de Kevin Fret, Alexa Negrón Luciano, Emilio Colón, Javier Morales, Carlos Robin Morales, Yampi Méndez y Luis Díaz. En el caso del asesinato de Penélope Díaz, ya se acusó a un sospechoso de asesinarla en la cárcel de hombres de Bayamón.


💬Ver 0 comentarios