Aurea Vázquez Rijos (semisquare-x3)
Aurea Vázquez Rijos (GFR Media)

El juez federal Daniel Domínguez denegó hoy las peticiones de absolución o nuevo juicio para Áurea Vázquez Rijos, Marcia Vázquez Rijos y José Ferrer Sosa.

En tres órdenes separadas, Domínguez denegó las solicitudes manteniendo el veredicto de culpabilidad que emitiera un jurado en octubre pasado, después de casi un mes de juicio.

La orden de Domínguez señaló que la defensa de Áurea alegaba que una de las instrucciones al jurado representaba una enmienda al pliego acusatorio original.

Mientras, el juez indicó que los abogados de Marcia alegaron que la evidencia en su contra era insuficiente. También planteó que la fiscalía incurrió en conducta inapropiada, que un e-mail fue admitido de forma inadecuada como evidencia y que era necesario que el caso se viera por separado.

En su caso, la representación legal de José también alegó que la evidencia en su contra fue insuficiente.

La vista de sentencia para los tres coacusados está pautada para este viernes, 15 de marzo.

Los tres fueron acusados de conspirar en relación al asesinato del esposo de Áurea, Adam Anhang, en septiembre de 2005.

Aunque los asesinatos son cargos que se procesan a nivel estatal, la jurisdicción federal lo incluye en relación a una ofensa de otra ley de los Estados Unidos.

En este caso, los tres coacusados enfrentaban cargos por conspiración para el uso de instalaciones del comercio interestatal en un asesinato por encargo.

Sobre Áurea

Domínguez acompañó cada una de las órdenes con una opinión que explica su evaluación ante las peticiones de absolución que había recibido desde noviembre y diciembre del año pasado.

Los detalles de esas solicitudes se desconocía hasta hoy porque se habían radicado de forma sellada.

Según la orden, la defensa de Áurea había planteado que la instrucción #24 indicaba al jurado que podían considerar “el uso del teléfono y/o del automóvil” como una instalación del comercio interestatal”.

La defensa planteó que esa instrucción era una “enmienda constructiva” del pliego acusatorio original, que solamente mencionaba el “uso del teléfono”.

Áurea fue acusada en el 2008 y luego fue arrestada en España. Luego, en agosto de 2013, la fiscalía federal sometió una acusación enmendada para incluir a Marcia y a Ferrer Sosa.

Unos meses después, un tribunal de Españaordenó la extradición de Áurea a Estados Unidos para que enfrentara los cargos que estaba en el primer pliego acusatorio de 2008.

En junio de 2017, el tribunal federal acogió el acuerdo de enjuiciarla por el pliego original de 2008, que aludía al uso del “teléfono” y no al “teléfono y/o vehículo”.

Durante el juicio, un testigo de la fiscalía declaró haber visto a Áurea llegar a la oficina de Anhang en una guagua Porsche Cayenne y que luego ambos se fueron en el BMW de la víctima.

La defensa de Áurea objetó que se incluyera la referencia al auto en las instrucciones, pero el tribunal las dejó.

Domínguez atendió este planteamiento al citar casos previos, en los que el Circuito de Apelaciones resolvió que no hay enmiendas constructivas cuando el cambio en el lenguaje “no tiene efecto en la sustancia del cargo”.

Además, sostuvo que se cumplió con el requisito de que se le informara con anticipación porque el pliego acusatorio original sí mencionaba el uso de un vehículo como parte de la conspiración.

“No hubo variación del pliego acusatorio que alteró o modificó el elemento esencial de la ofensa imputada”, indicó Domínguez.

“La prueba de la fiscalía en el juicio no modificó un ‘elemento esencial’ de la ‘Conspiración para usar una Instalación Interestatal en un Asesinato por Encargo’”, agregó. “El estatuto provee solamente como elemento el uso de un ‘comercio interestatal o extranjero’… y no la forma en particular en que fue usado”.

También señala que la defensa no impugnó todas las alegaciones del Ministerio Público en cuanto a que Anhang y Áurea llegaron juntos al Viejo San Juan en un vehículo en la noche de los hechos.

Por otro lado, el juez relata en su orden que la defensa de Áurea también “argumenta que el tribunal erróneamente le instruyó a los jurados que pueden considerar los actos manifiestos del segundo pliego acusatorio enmendado contra Áurea”.

La defensa de Áurea plantea que fue un error, a la luz de que la acusación era por el pliego original de 2008.

En su petición, los abogados señalaron al juez que en el pliego acusatorio original solamente había nueve “actos manifiestos” entre Áurea y Álex Pabón Colón, quien confesó haber sido contratado para asesinar a Anhang.

En cambio, el segundo pliego enmendado tiene 14 actos manifiestos entre Áurea, Marcia y Ferrer Sosa en la conspiración de “asesinato por encargo”.

A su vez, el juez contestó que las instrucciones al jurado “no proveyeron la comisión de ningún acto manifiesto en la lista del pliego original o del enmendado como requisito para el efecto del objeto de la conspiración”.


💬Ver 0 comentarios