Foto contenida en la moción pública de la demanda civil de la familia de la niña Chloe Wiegand contra Royal Caribbean. (Suministrada)

Los abogados de la familia de la niña Chloe Wiegand, quien murió al caer de las manos de su abuelo desde un crucero en San Juan, realizaron su propia investigación de la escena, que los llevó a concluir que el hombre no pudo haber salido de la ventana como alegó la compañía al describir un vídeo de una cámara de seguridad.

Asimismo, reclamaron que la compañía entregue los vídeos de todas las cámaras de seguridad, pues sostiene que divulgaron solamente el que presenta un ángulo perjudicial para el abuelo de la niña, Salvatore Anello.

Las alegaciones de los abogados de la familia Wiegand fueron incluidas en una moción sometida como parte de la demanda civil que radicaron en el tribunal del distrito federal en Miami contra la empresa Royal Caribbean, dueña del crucero.

La demanda alega que la compañía fue negligente al no incluir avisos que indicaran que las ventanas podían estar abiertas.

En su moción, firmada por el licenciado Jason Margulies, uno de los abogados demandantes, indica que llevaron a cabo su propio análisis de la escena después de que la empresa presentara un vídeo y describiera que las imágenes muestran que el abuelo "llega a la ventana abierta, y mientras Chole está en el piso, el Sr. Anello inclina su torso superior sobre la baranda de madera y fuera de la ventana durante ochos segundos aproximadamente..."

"Debido a que el Sr. Anello se inclinó fuera de la ventana, estaba bien enterado de que la ventana estaba abierta...", agregó la defensa de Royal Caribbean para pedir que se desestime la demanda. "La única conclusión razonable del vídeo es que el Sr. Anello sabía que la ventana estaba abierta antes de levantar a Chole".

Ante ese planteamiento, indicó Margulies, los abogados demandantes realizaron su propia investigación en el barco el pasado 10 de enero, donde identificaron 13 cámaras de seguridad "en o cerca del área del incidente".

"Los hechos implicados por Royal Caribbean, otra vez, están basados solamente en dos cámaras mostrando una visión distorsionada y ángulo engañoso, que suplica la pregunta: ¿Qué muestran las demás cámaras?", cuestionó Margulies.

El abogado señaló que esa pregunta "es imperativa" porque él mismo hizo la prueba y no pudo salir por la ventana, tras asegurar que tiene "casi la misma estatura y torso de Sam Anello".

Aseguró que "no pudo inclinarse 'fuera de la ventana' debido a la distancia entre la baranda y el marco de la ventana. De hecho, fue físicamente imposible para Sam (Anello) tener su cabeza fuera del marco de la ventana con sus pies en (el piso de) la cubierta (del barco)".

Para apoyar su argumento, incluyó en la moción fotografías tomadas el día que analizaron la escena. Algunas de las fotos muestran a Margulies recostado de la baranda y tratando de colocar su torso sobre la madera, tiendo que levantar los pies del piso, con alguien midiendo la distancia hasta los pies para lograr tal inclinación.

Mientras, otras dos fotos presentan al abogado sosteniendo una muñeca, como si fuera la bebé, extendiéndola hasta el marco de la ventana.

Todo esto busca sostener la explicación de que Anello desconocía que la ventana estaba abierta. Ese argumento ha incluido el señalamiento de que sufre de una condición de salud que le impide distinguir colores.

Ese planteamiento será parte de la defensa de Anello en el caso criminal que se lleva en los tribunales de San Juan por el cargo menos grave de homicidio negligente.

El abogado insistió que Anello "ni si quiera podía alcanzar la ventana cuando estaba inclinado sobre la baranda, mucho menos estar 'fuera de la ventana', como Royal Caribbean alega falsamente".

Añadió que para alcanzar la ventana el abogado tuvo que levantarse siete pulgadas del piso.

Por entender que la versión de la compañía se basa en "tergiversaciones engañosas" de los vídeos de dos cámaras de seguridad, Margulies solicitó al tribunal que ordene la entrega de "todo el pietaje de video de todas las cámaras alrededor del área y del momento del incidente".

La moción, sometida el pasado 17 de enero, incluye una lista y fotografías de las cámaras de esas seguridad.

Se defiende Royal Caribbean

Varios días después de esa moción, los representantes legales de Royal Caribbean refutaron los argumentos de los demandantes, al asegurar que la empresa entregó el pietaje tan pronto pudo.

Señaló, de todas formas, que la exigencia ante el tribunal era innecesaria porque previamente las partes habían acordado que Royal Caribbean investigaría las cámaras para cumplir con la petición conversada fuera de corte y pidieron tiempo en lo que se localizaba lo solicitado, pues "no es una tarea que se puede finalizar de forma instantánea".

No obstante, aseguraron que aunque hay otras cámaras en esa área de la cubierta, "ninguna apunta hacia la ventana donde el Sr. Anello intencionalmente colocó a su nieta antes de que ella se cayera".

Mientras, los abogados de Royal Caribbean indicaron que los cuestionamientos levantados por Margulies "no disputan que el Sr. Anello colocó la parte superior de su cuerpo sobre el tope de la baranda y se inclinó hacia afuera ("leaned out") durante varios segundos, que agarró abajo y levantó a Chole... y la expuso temerariamente a la ventana abierta por aproximadamente 34 segundos antes de perder su agarre".

"Ellos (los demandantes) reclaman, sin embargo, basado en las fotografías escenificadas, que el Sr. Anello no pudo haber colocado toda su cabeza completamente afuera del marco de la ventana. Esta distinción no hace ninguna diferencia. Se mantiene el hecho de que Chole estaría viva hoy si no fuera por las acciones temerarias del Ser. Anello exponiendo a Chole a la ventana abierta", agregó.

¿Faltan dos cámaras?

El pasado lunes, el mismo día que Anello compareció a una vista en San Juan, los demandantes reaccionaron ante el tribunal de Miami indicando que la línea de cruceros sí les entregó vídeos de las cámaras, con la excepción de dos, las que identificaron con los números 102 y 339.

Señalan que el acuerdo fue para entregarles todos los vídeos "'en caso de que exista', sin ofrecer más explicaciones de por qué no existiría... cuando los demandantes le solicitaron a Royal Caribbean que preservara todo el pietaje".

En relación a esas dos cámaras, aseguró que no recibió explicación de por qué no se entregó el vídeo de la hora del incidente, pero sí "de este año", supuestamente para "ilustrar que no estaban apuntando al área del incidente".

Ante esa situación, los demandantes consideran que la "explicación es sospechosa porque Royal Caribbean preservó el pietaje de otras cámaras que no estaban apuntando al área donde ocurrió el incidente en cuestión. Si Royal Caribbean Preservó el pietaje de esas otras cámaras, entonces ¿por qué falló en preservar el pietaje de las cámaras numeradas 102 y 339?"

El caso criminal

Cuando salió a relucir el primer vídeo de las cámaras de seguridad, en las que se ve a Anello inclinarse y colocar la niña sobre la baranda, la secretaria de Justicia, Denisse Longo, indicó que desconocía cómo se filtró a los medios de comunicación, pero enfatizó en que esas imágenes demuestran que el Ministerio Público tiene razón en el cargo de delito menos grave presentado contra el hombre.

"Una revisión cuidadosa de ese vídeo confirma, sin embargo, que Salvatore Anello es culpable de homicidio negligente como fue acusado", sostuvo Longo en declaraciones escritas.

"La evidencia recopilada en este caso corrobora su responsabilidad criminal. Esperamos que la familia de Chole coopere con nuestros procedimientos y que la justicia prevalezca en este caso con una convicción", agregó.

Por su parte, el padre y la madre de la bebé pidieron que se desestime el caso contra Anello, según publicó el periódico Daily Mail.

"Respetuosamente pedimos a los fiscales que den una mirada fuerte a la nueva evidencia que ha salido a la luz", indicaron Allan y Kimberly Wiegand, en declaraciones para al medio británico, después de la moción con las fotografías. "Demuestran lo que hemos sabido todo el tiempo, que Sam pensaba que había una pared de cristal".

"Nunca hemos querido cargos sometidos contra Sam porque sabemos con todo nuestro corazón que nunca pondría a Chole en una situación de peligro", añadieron. "Estaremos con Sam todo el tiempo que tome, pero no podemos sanar como familia hasta que los cargos criminales sean desestimados".

Durante la audiencia del lunes, el abogado de Anello, José Guillermo Pérez Ortiz solicitó un mes adicional para preparar su defensa, por lo que la jueza Gisela Alonso Fernández pautó la próxima vista para el 24 de febrero, cuando se anuncie el comienzo de la fecha del juicio.


💬Ver 0 comentarios