El confinado estaba en el módulo 1C de la cárcel federal en Guaynabo. (GFR Media)
Abogados informaron al juez Besosa que no han podido conversar con sus clientes sobre ofertas de la fiscalía federal para que se declaren culpables. (Archivo)

El Centro Metropolitano de Detención (MDC, por sus siglas en inglés) en Guaynabo se mantiene cerrado o en “lockdown”, en momentos en que figuraba el martes como la segunda prisión federal de Estados Unidos con más casos activos de COVID-19.

Así se desprende del informe diario emitido por el Negociado federal de Prisiones (BOP), que indica que, hasta ayer, MDC Guaynabo tenía 193 reos positivos “activos” de COVID-19.

Ese total era superado solamente por la institución FCI Yazoo City en Mississippi, que reportaba 228 casos positivos.

Gráfica del Negociado federal de Prisiones en la que muestra a la cárcel federal de Guaynabo en segunda posición en mayor cantidad de casos de COVID-19 activos entre confinados.
Gráfica del Negociado federal de Prisiones en la que muestra a la cárcel federal de Guaynabo en segunda posición en mayor cantidad de casos de COVID-19 activos entre confinados. (Captura)

En el caso de MDC, también había ocho empleados contagiados en ese momento. Mientras, 53 confinados y 31 empleados fueron reportados como recuperados.

BOP informó que el total de contagiados activos en MDC Guaynabo surge de 1,239 pruebas realizadas.

La situación presenta un marcado contraste con el pasado de la pandemia. En términos acumulativos, desde que comenzó la pandemia, MDC Guaynabo ha tenido 250 casos, mientras que la cárcel en Fort Dix FCI ha acumulado 1,697, Seagonville FCI 901, Tucson USP 809, Carswell 746 y otras nueve prisiones con más de 600.

Por su parte, el subdirector de la Oficina de Alguaciles Federales en Puerto Rico, Antonio Torres, aseguró que en MDC Guaynabo “la situación está controlada”.

“Como se está viendo en todo el mundo, hay un incremento de casos. Como medida de precaución, para asegurar que la única institución penal federal en Puerto Rico no se comprometa, se tomaron medidas salubristas”, sostuvo Torres a El Nuevo Día.

“El alcaide (de MDC) tomó medidas para asegurar que los casos no incrementen de forma insostenible”, agregó. “Lo que se han visto son casos asintomáticos que se detectaron en unos chequeos de rutina y, según el protocolo, se ponen en cuarentena y se han suspendido las visitas familiares”.

La situación trascendió durante dos vistas en el tribunal federal en Hato Rey, donde varios abogados informaron al juez Francisco Besosa que no han podido conversar con sus clientes sobre ofertas de la fiscalía federal para que se declaren culpables porque llevan varias semanas sin poder contactarlos por estar en cuarentena.

El juez expresó temor de que la situación fuera a empeorar, pero se mostraba esperanzado de que en una reunión pautada para esta semana le ofrecieran un panorama más alentador.

Por lo pronto, pautó vistas para dentro de 30 días, esperando que “para entonces puedan ver a sus clientes”.

💬Ver comentarios