De los tres agentes baleados, uno murió y los otros dos fueron llevados al Centro Médico de Río Piedras.
De los tres agentes baleados, uno murió y los otros dos fueron llevados al Centro Médico de Río Piedras. (Carlos Giusti)

Dos de los tres hombres arrestados tras la balacera en altamar en la que murió el agente federal, Michel O. Maceda, pudieran tratar de salir bajo fianza.

En una moción presentada ante el tribunal federal, la defensa de Edgardo Luis Matos Santos solicitó al tribunal federal que aplazara la vista que tenía para hoy con el propósito de someterse a la evaluación de la Oficina de Probatoria.

Explicó que esta movida representa un cambio a la posición que tenían cuando fue arrestado el pasado 17 de noviembre en Cabo Rojo. Al momento, los sujetos están imputados por cargos de narcotráfico.

“Dadas las alegaciones en la denuncia criminal, y la información que estaba circulando en la prensa en el momento del arresto de Matos Santos y la presentación para la comparecencia inicial, él fue instruido por el abogado para declinar los servicios con antelación a juicio”, explicó el defensor público.

Agregó que “como se entendían los hechos, había la posibilidad de que el caso tuviera exposición significativa, incluso uno elegible para la pena de muerte por la alegación de que un agente murió durante la intervención. Por eso fue el consejo del abogado para declinar la entrevista”.

“Ahora que este abogado ha tenido la oportunidad de conferenciar con Matos Santos, estamos en la posición de concluir que él debe someterse a la entrevista y dependiendo de la evaluación y recomendaciones hechas por Probatoria, quizás estar en una posición de argumentar por su liberación”, abundó.

El magistrado Bruce McGiverin acogió la solicitud y aplazó la vista para el 2 de diciembre.

Mientras, para la misma fecha también fue aplazada la vista de detención que había hoy para Osvaldo Hernández Camacho y Nelson Rivera Suárez, quienes fueron arrestados en un segundo bote intervenido cerca del área, poco después de la balacera.

Edgardo Matos Santos fue fichado por la Policía de Puerto Rico en 1998.
Edgardo Matos Santos fue fichado por la Policía de Puerto Rico en 1998. (Suministrada)

Similar a Matos Santos, la defensa de Hernández Camacho indicó en una moción que ahora desea someterse a la entrevista de la Oficina de Probatoria del Tribunal Federal, después de que lo declinara al principio.

“No tuve la oportunidad de discutir este asunto con mi cliente. Yo entendería que debido a que mi cliente nunca ha estado involucrado en casos como este, su rechazo a la entrevista se debió a un error de su parte. Mi cliente está muy interesado en ser entrevistado por oficiales probatorios para ser considerado por este honorable juez en la vista de detención”, sostuvo la defensa de Hernández Camacho.

Señaló que “vamos a tener varias personas disponibles que están dispuestas para actuar como tercer custodios” en caso de que reciba libertad bajo fianza.

“Desde la semana pasada, he estado tratando de recoger documentación que muestra que mi cliente es una persona responsable que ha cumplido con sus contribuciones sobre ingresos con el Departamento de Hacienda de Puerto Rico por los pasados años y que hay personas que están cualificadas para servir como tercer custodios”, añadió.

La defensa de Rivera Santos no ha presentado mociones por escrito hasta el momento, pero el magistrado le pospuso también la audiencia para la mencionada fecha.

Hernández Camacho y Rivera Suárez enfrentan un cargo por narcotráfico presentado mediante una denuncia del Negociado Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés).

Los hechos se reportaron en la mañana del 17 de noviembre pasado, a 14 millas náuticas de la costa de Cabo Rojo.

Según la denuncia del FBI, tres agentes de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP por sus siglas en inglés) se acercaron a una embarcación y solicitaron una identificación a Joseamid H. Vázquez Torres, quien estaba a cargo del bote.

De acuerdo con la versión de Matos Santos, en ese momento Vázquez Torres le disparó a los tres agentes, causándole la muerte al oficial de CBP, Michel O. Maceda. Los agentes contestaron el ataque y Vázquez Torres murió a consecuencia de impactos de bala.

En la embarcación intervenida, el FBI encontró 634.1 kilogramos de cocaína y un arma de fuego.

Otra querella del FBI indica que poco después de ese incidente, CBP detectó cerca del lugar otro bote donde estaban Hernández Camacho y Rivera Suárez.

En el interior del barco, los agentes encontraron 613 kilogramos de cocaína y una pistola Glock 43X, que estaba dentro de una caja con dinero en efectivo y dos magazines cargados con municiones.

💬Ver comentarios